En el fin de semana, mientras Cristina Fernández de Kirchner hablaba en el acto de Ensenada, la noticia de la renuncia del ahora ex ministro de Economía, Martín Guzmán, comenzó a circular por las redes sociales. “Con profunda convicción y la confianza en mi visión sobre cuál es el camino a seguir, seguiré trabajando y actuando por una patria más justa, libre y soberana”, rezaba el tuit de Guzmán.

Tras la renuncia, el día de ayer lunes asumió Silvina Batakis para continuar así con el mando del Palacio de Hacienda, quien expresó que los tres ejes que conformarán sus políticas serán: “La solvencia fiscal, la continuidad del programa económico y aumento del empleo y las exportaciones”.

En este marco, el Licenciado Carlos Aramayo Economista y profesor emérito de la Universidad Nacional de Jujuy en diálogo con UNJuRadio se refirió a las repercusiones a nivel económico y explicó que “de acuerdo a los dichos del exministro Martín Guzmán tomó la decisión de renunciar a su cargo, ya que no acordaba con la política energética, respecto a los ajustes de tarifa a nivel de la secretaría que controlan los funcionarios que responden a Cristina Fernández, esperando que tras su salida la política económica se pueda manejar de forma centralizada”.

De esta manera, Aramayo indicó que “los dichos de Martín Guzmán expresan que no se le permitió hacer los ajustes respecto a la tarifa, ni hacer lo prometido en cuanto al FMI”.

Por otro lado, el economista puntualizó en la cuestión energética y lo que sucederá de aquí en adelante, respecto al rumbo que tomará la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, ante esto mencionó que “hasta el momento lo único que conozco respecto a las opiniones de la nueva ministra es que hace una profesión de creencia, ya que para ella es importante crear un equilibrio fiscal, pero en las condiciones en las que se encuentra la economía nacional deberíamos escuchar en más detalle cuáles serán las políticas, los instrumentos, las medidas que permitirá atender al objetivo que se busca”.

Y agregó que “en este momento, es fundamental tratar la cuestión energética y lo que tiene que ver con subsidiar a las grandes empresas generadoras de energía, a las petroleras quienes abastecen de gas, esto ronda los 810 mil millones de pesos que en el presupuesto nacional es el doble de lo que está previsto para Educación”.

Además, Batakis confirmó que se cumplirá con el acuerdo del FMI y ante esto, Aramayo indicó “el objetivo de este acuerdo es poder llegar con déficit 0 en dos o tres años, pero esto no se podrá concretar durante este año, ya que hay disputa política al interior del Gobierno, sin embargo se deberá esperar a conocer que medidas se tomarán”.

Finalmente, y luego de que el dólar blue se disparara, el lunes hasta el récord de los $260, en medio de un convulsionado mercado marginal que llegó a cotizarlo a $280. Aramayo explicó que “el traslado del dólar paralelo a precio es automático por lo que tendremos encarecimiento en alimento, carne, productos de exportación, harina, maíz, aceites, todo lo que tiene que ver con mercado internacional, precio del dólar y mercado interno”.

“La reacción en el mercado es inmediata, los corralones no están vendiendo materiales de construcción, ya que no hay referencia del dólar. En este momento empresas que abastecen de hierro, cerámico, cemento deben tener previsión para su economía”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte: