La Asociación de Profesionales Universitarios de la Administración Pública de Jujuy (APUAP) lleva adelante un paro de 48 hs. La medida de fuerza comenzó este jueves y se extenderá hasta el viernes 1 de julio. La protesta se fundamenta en los reiterados incumplimientos por parte del gobierno de la provincial hacia los trabajadores estatales.

Vale recordar que el pasado martes 28 se realizó una audiencia convocada por el ministerio de Trabajo donde se ratificó una oferta salarial del 20% en tres tramos, propuesta que fue rechazada por insuficiente. Desde APUAP aseguran que el gobierno tampoco dio señales de avanzar en otros puntos planteados por el gremio, por lo cual se decidió continuar con las medidas de fuerza.

Ante las falta de respuestas por parte del gobierno, esta mañana en asamblea se resolvió continuar con el plan de lucha y de esta forma, con la sucesión de protestas se profundiza el conflicto entre el gobierno y los trabajadores de la salud, que decidió convocar a un nuevo paro de 48 horas para el próximo 7 y 8 de julio, frente a los reclamos de mejoras salariales y peticiones hechas desde hace meses y que no han sido consideradas por el Gobierno de Gerardo Morales.

En cuanto a las principales demandas; es la necesidad de aumentos salariales acorde a la inflación para los trabajadores profesionales de la administración pública, blanqueo de los módulos de desempeño, reclamo por el pago del adicional por criticidad, entre otras demandas laborales.

Se resolvió que la modalidad de la medida de fuerza será con asistencia y posterior retiro de los lugares de trabajo con una gran marcha provincial.

Planteada asi la situación, desde el gremio señalaron que “son reclamos que venimos sosteniendo hace años y que tienen que ver con los compromisos asumidos por el gobernador Morales con el sector, para cambiar el perfil del salario profesional, el blanqueo por los módulos por desempeño y rechazo a un plus de un aumento que veníamos reclamando y conversando con el ejecutivo provincial en el marco de un compromiso que habían asumido con nosotros y que decidieron liquidar de manera discriminatoria”.

Además, desde hace meses trabajadores de la salud llevan adelante protestas, ruidazos y abrazos a hospitales y continúan en la lucha para visibilizar la situación del sector “sabemos que las expresiones de bronca se han manifestado desde las bases que pertenecen a distintos nucleamientos sindicales que han salido a las calles, la salud somos todos, es colectiva y es multidisciplinaria, el aumento tiene que ser para todos y todas, es también en el marco de una pauta salarial a la baja definida e impuesta por el gobierno nuevamente que nos va a llevar a fin de año con un 15 o 20 % por debajo de inflación, lo que sigue deteriorando el poder adquisitivo de nuestro salarios y que no podamos cumplir con necesidades básicas los trabajadores estatales y particularmente la de los trabajadores profesionales”.

Comparte: