En nuestro país el monóxido de carbono causa 200 muertes por año y es considerado “el asesino silencioso” porque no tiene olor ni color y no se percibe hasta que comienzan los síntomas que pueden ser muy severos.

Especialistas en neumonología consideraron que estas muertes por intoxicaciones pueden evitarse adoptando medidas de prevención.

La gente puede notar que se está intoxicando cuando empiezan con una sensación de embotellamiento, dolor de cabeza y adormecimiento. Posteriormente las personas intoxicadas se quedan dormidas y mueren.

“Es una muerte muy peligrosa porque la gente no se cuenta y se queda dormida” explicó una especialista en neumonología de la Asociación Argentina de Medicina Respitratoria (AAMR).

En este sentido indicó que “el problema provocado por el monóxido de carbono es que se adhiere a la hemoglobina -proteína de los glóbulos rojos que lleva oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo- veinte veces más rápido que el oxígeno y lo desplaza”.

Una de las formas de prevenir la intoxicación por monóxido de carbono es ventilar bien los ambientes.

En el caso de que una persona esté siendo afectada por esta situación lo mejor es sacarla al aire libre.

En los casos más avanzado o complejos se administra oxígeno para desplazar el monóxido de carbono.

Y en los casos de intoxicaciones de mayor complejidad se coloca a los pacientes en una cámara hiperbárica.

Entre las personas que pueden más vulnerables frente a una intoxicación con dióxido de carbono se encuentran las embarazadas, adultos mayores, niños/bebés, personas con problemas respiratorios y cardiológicos y fumadores.

Además de mantener los ambientes ventilados se recomienda que, una vez al año, se revisen los artefactos de gas en los que hay que controlar que la llama sea azul.

Así mismo se aconseja mantener una ventana abierta unos 5 o 10 centímetros para que entre aire en caso de que hay una pequeña pérdida.

Comparte: