La Ley 27.611 de “Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia”, conocida como Ley 1000 días, tiene como objetivos proteger, fortalecer y acompañar el cuidado integral de la vida y la salud de las personas gestantes y las niñas y los niños en sus primeros 3 años.

Establece prácticas de prevención y protección promoviendo una mirada integral de este curso de la vida, entendiendo las muy diversas realidades en que las familias cuidan y crían a sus hijas e hijos y cómo las comunidades acompañan en esos cuidados.

La Ley 1000 días se propone ampliar derechos, asegurando el acceso a un sistema integral de cuidado, a través de políticas de ingreso, identidad, salud, desarrollo social, educación, protección, género, cultura.

Es el tiempo, contado en días aproximados, en el que transcurre el embarazo, el nacimiento y hasta los 3 años de vida. Es un período importante porque tiene profundos efectos en la salud integral tanto en ese presente como en el futuro de las personas.

Es uno de los cursos de vida más importantes si se tiene en cuenta el desarrollo y el crecimiento de las personas, que sienta las bases para la salud, el bienestar, el aprendizaje y favorece la autonomía.

“La Ley 1000 días posiciona a la persona como sujeto de derecho”, señaló el Dr. Marcelo Bellone, Director de Abordaje por Cursos de Vida en el Ministerio de Salud de la Nación a UnjuRadio y agregó que la Ley “piensa en las personas, mujeres embarazadas y niños hasta los tres años, en el momento más vulnerable”.

(Dr. Marcelo Bellone)

La mortalidad materna e infantil “son los indicadores que marcan un sistema de salud y un país”. Por ello se debe dar cobertura a estas personas “estén donde estén”.

“Se debe acompañar en todo el proceso a la mujer embarazada y al niño que nace para que su nutrición, su crecimiento y desarrollo sean adecuados”, sostuvo.

De este modo es importante que la inversión se aplique en este periodo “para que nuestras futuras generaciones sean mejores”, dijo y detalló que, a pesar de que este año no se aprobó el presupuesto nacional, “tenemos presupuesto para trabajar”, pero la inversión debe ser también de las “obras sociales, las prepagas y el sitema privado de salud”.

El plan 1000 días se aboca a la detección temprana de enfermedades transmisibles como sífilis, vih o chagas, enfermedades no transmisibles como la diabetes o la obesidad, pero también al cuidado integral de los niños y niñas procurando que “crezcan en un ambiente libre de violencias” y hace foco en el cuidado compartido, “donde la responsabilidad no sea sólo de la mujer sino de toda la familia”.

Para ello “todo el equipo de salud debe estar alerta y en territorio, yendo a buscar a las personas”.

Los primeros indicadores de la implementación de este plan, se darán a conocer, según informó el médico, el próximo 30 de agosto.

Lo que se haga hoy para cuidar a las personas durante los 1000 días tendrá efectos en el resto de sus vidas, e incluso en las generaciones futuras. Nuestra salud, la de nuestra familia y la de la comunidad a la que pertenecemos se construye día a día y nunca es tarde para generar cambios positivos.

 

Comparte: