“Con el objeto de sostener el crecimiento económico, el nivel de actividad de las pymes y evitar maniobras especulativas sobre las importaciones” detallaron autoridades del Banco Central. 
 
“Las medidas extienden el sistema de financiación de importaciones a las realizadas bajo Licencia No Automática y a la importación de servicios y tendrán vigencia por un trimestre, para dar tiempo a la normalización del comercio exterior”, precisaron.
 
Además aclaran que las pequeñas y medianas empresas quedarán exceptuadas de las exigencias vigentes de financiar sus importaciones por un incremento de 15% respecto al año anterior, con un límite de hasta un millón de dólares.
Tras conocerse las nuevas medidas del BCRA las repercusiones fueron inmediatas. Desde la Unión Industrial Argentina (UIA), su titular Funes de Rioja declaró en medios nacionales que las “nuevas restricciones implicarán un freno a la actividad económica”.
En ese sentido, el Contador Javier Martínez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Jujuy señaló que la medida del Banco Central puso en marcha “un mecanismo donde no se pueden comprar ciertos bienes de contado, sino que se necesita una financiación externa que va de 180 días a un año, o sea lo que se busca es desalentar una maniobra que se hacia hasta ahora y que consistía en adelantar importaciones, es decir comprar mas de lo que se necesitaba sacando dólares del Banco Central.
(Javier Martínez- Decano de la Facultad de Ciencias Económicas)
Agregó que esta medida “obliga” a los importadores a endeudarse y “si quieren adelantar una compra tienen que esperar un año para cancelar su deuda en dólares”. Consideró que el problema de la economía argentina es “mas profundo”.
“Argentina no consigue las divisas que requiere para un normal funcionamiento de la economía” indico Martínez.
El Decano señaló que las restricciones a la importación podrían provocar que haya menos insumos para la industria y además se pone en “riesgo el consumo”. Esta situación, mencionó, generaría que haya menos productos de consumo masivo, aumento de precios y una suba en la inflación provocando una desaceleración en la actividad económica del país.
Alerto que esta situación podría llevar a un “escenario de estanflación”, es decir un estancamiento de la actividad económica en un contexto de inflación.
Javier Martínez consideró que hay otras alternativas para contener la salida de dólares.  Afirmó que la calidad de los “instrumentos” de la política económica del país es “muy baja” y que hay formas para “hacer bien las cosas”.
Finalmente, el Decano reconoció que hubo “un repunte” en la actividad económica tras la pandemia. Remarcó que es necesario que las políticas económicas del gobierno apoyen al campo y al sector energético.
.
Comparte: