Según el Programa Nacional de Prevención de las Enfermedades Cardiovasculares, en la Argentina el ACV representa la segunda causa de muerte y la primera que ocasiona discapacidad.

El ACV es una enfermedad aguda que se produce cuando se tapa o rompe una arteria del cerebro. Puede ser mortal o dejar a la persona afectada con una discapacidad.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser diferentes y muy sutiles:

• Debilidad o sensación de que se duerme un lado de la cara, un brazo o una pierna, especialmente del mismo costado.

• Confusión al hablar.

• Problemas para hablar o entender lo que se le dice.

• Problemas para caminar.

• Mareos.

• Pérdida de equilibrio o falta de coordinación del cuerpo (por ejemplo, querer agarrar algo y no poder).

• Dolor de cabeza muy fuerte y repentino.

¿Cómo podemos prevenirlo?

La enfermedad de los vasos sanguíneos cerebrales responde, en la gran mayoría de los casos, a la acción de factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión arterial, el colesterol elevado o la diabetes.

De todos estos factores, el de mayor peso para el desarrollo de un ACV es la hipertensión arterial no controlada.

Esta condición explica, por sí sola, 1 de cada 3 casos de ACV. La cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo efectuada en el país muestra que más del 40% de los argentinos adultos padecen hipertensión arterial.

Además, 1 de cada 3 encuestados no sabe que es hipertenso y entre aquellos diagnosticados, 6 de cada 10 conviven a diario con la presión elevada, pese a que el tratamiento farmacológico es efectivo, seguro y se encuentra ampliamente disponible.

Finalmente adoptar los hábitos saludables que te aconseje el médico: actividad física sostenida, alimentación sana, consumo de frutas y verduras, y reducir el consumo de sal, entre otros. Un control anual va a servirle a tu médico para saber si tenés riesgo de sufrir un ACV y ayudarte a reducirlo.

 

Comparte: