Fueron palabras de la psicóloga Sonia Almada, titular de la asociación civil Aralma, que habló en UNJu Radio sobre La violencia estructural y sistémica de la sociedad hacia los niños, niñas y adolescentes; el cual está relacionado con el grave hecho ocurrido días pasados cuando encontraron el cuerpo de Victoria Torres sin vida, que era una bebé intensamente buscada en Salta y Jujuy.

Sobre el tema Almada se refirió: “La violencia nos ha preocupado toda la vida, el asesinato de niños, en la antigüedad por ejemplo, no estaba penado por la ley, muchos años después se empieza a penarse, la verdad que se podía matar a un niño, así como se puede maltratar o abusar sexualmente de los niños todavía hoy en día, se lo podía asesinar y no había pena alguna”.

“Con los años de civilización y la convención de los derechos del niño, hay una pena, es una homicidio pero sigue pasando y por lo menos desde mi mirada, no se le da tanta importancia, provoca quizás el horror que provoca la noticia y sólo son algunos de los casos de asesinatos de los niños los que aparecen en los medios, no son todos, pero mueren muchos niños asesinados, no sólo por su propios padres, sino también infanticidios, niños que mueren en manos también de otras personas que quizás no son parientes directos” aseguró la psicóloga.

Sobre las estadísticas de la violencia hacia los niños en Argentina, Almada explicó: “Es una problemática muy grave, no sólo en Argentina, en latinoamérica, no hay estadísticas en relación a cuántos niños son asesinados diaramente, las maneras en que se los asesinan, porque esas estadísticas nos ayudan a crear políticas públicas que tienen que ver con la prevención”.

“Para que un niño muera asesinado tiene que haber sufrido, en la mayoría de los casos es así, una cantidad de violencia que a lo mejor no es tan visibles o no son tan visibles para el entorno donde vive el niño y previniendo eso, o ayudando en el caso de las mamás, como puede ser en el caso de esta mamá, me estás contando puntualmente, ayuda conocer cuál es su situación psicológica, sus estados de vulnerabilidad, para llegar a cometer un crimen tan atroz”.

Al ser consultada por la violencia estructural y sistémica de la sociedad hacia los niños, niñas y adolescentes, Almada aseveró: “La violencia estructural y sistémica de la sociedad hacia los niños, es desde la historia de la humanidad, los niños no son pensados como sujetos de derechos, ni de deseo, las familias o las mayorías en la sociedad en general, creen que los niños les pertenecen, entonces a los niños se les puede hacer cualquier cosa, como tratarlos muy bien, cuidarlos y protegerlos, como maltartarlos, abusarlos sexualmente y hasta asesinarlos, yo hablo de esa violencia sistémica”

Almada también se refirió a cómo afectó la pandemia en los casos de violencia hacia niños, niñas y adolescentes: “Durante la pandemia, lo que paso es que al estar todos encerrados, los chicos, lo que les pasaba es que en los lugares en los que podían pedir algún tipo de ayuda o protección, como son las escuelas, los merenderos, los diferentes espacios donde visitan los niños o están los niños, se quedaron muy solos con los agresores que son muchas veces los propios padres”.

“Entonces esto recrudeció los números que se tenían, que tampoco hay estadísticas integrales en la Argentina, desde Aralma y junto a muchos organizaciones conformamos una red federal para las infancias y juventudes, somos organizaciones de todo el país y en Jujuy también que trabajamos para los chicos y las chicas”.

Por último, Almada aseguró que la violencia es transversal, atraviesa todas las clases sociales: “La violencia está presente en todos, de diferentes maneras. Nosotros hicimos una encuesta, en el 2007 primero, luego en el 2015, acerca del comportamiento de madres y padres de niños pequeños, una de las variables que analizábamos era la forma en que se disciplinaba a los niños y lo que vimos es que por ejemplo, en los lugares de alta vulnerabilidad en la región del norte argentino, uno de los castigos era sumergir la cabeza del niño, una especie de ‘submarino’ que era la práctica muy utilizada por la Dictadura”.

“Luego en familias muy acomodadas, fuertemente era la humillación, se cuidaba el golpe, pero se estiraban los cabellos, había el zamarreo, los encerraban en cuartos, gritos, humillaciones e insultos. Y sobre el abuso sexual no tiene clase social, no hay diferencia”.

Comparte: