Días pasados se conoció la noticia sobre la muerte de un niño de dos años que fue atacado por el perro de la familia de raza pitbull en el barrio Mariano Moreno. También una madre y su hija fueron atacadas por canes de un vecino de la misma raza en barrio San Pedrito. Las mujeres fueron ingresadas al Hospital Pablo Soria para ser tratadas por las mordeduras.

Preocupa a la población que estos hechos se están dando con mayor frecuencia y es por ello que volvió a resurgir la polémica sobre si existen o no las “razas peligrosas” y si es seguro tener una mascota de esta característica en el hogar.

Ante la notoriedad de estos hechos, legisladores, veterinarios, proteccionistas, abogados e integrantes de instituciones vinculadas al cuidado responsable de mascotas fueron convocados días pasados a la legislatura provincial para colaborar en la elaboración de un proyecto de ley que permita crear un registro provincial de animales y a la vez implementar la obligatoriedad de que el animal cuente con una licencia y determinar un régimen sancionatorio en caso de incumplir la normativa.

Una de las consultadas por este tema es Gabriela Baduzzi, responsable del Hogar San Roque, quien explicó en UnjuRadio que hace varios años viene trabajando en un proyecto sobre el cuidado responsable de mascotas. La institución que preside tiene veinte años y alberga a casi 600 perros. La institución se mantiene gracias a la colaboración de voluntarios y gente de buen corazón que ama a las mascotas.

Baduzzi precisó que actualmente hay dos proyectos que se refieren al tema en particular en la Legislatura provincial. El primero, es de autoría de la “diputada Victoria Luna Murillo y tiene despacho de comisión. Es un proyecto muy abarcativo que también hace hincapié en la responsabilidad de tener ciertas razas mas agresivas”.

Por otro lado, existe otro proyecto que es impulsado por el diputado Juan Jenefes, “el cual pretende crear un esquema autosustentable, para lo cual se plantea hacer un relevamiento de animales en toda la provincia para visibilizar a todas las personas que tienen animales que puedan generar algún tipo de problema”.

Una vez hecha esta distinción “se generaría un esquema donde las personas que tienen estos animales puedan ser capacitados para el cuidado responsable, y que, además, paguen una licencia y puedan ser visitados por las instituciones correspondientes para conocer el estado del animal”.

“Se les exigiría la castración que es un factor que ayuda a que la agresión disminuya y también a controlar la población”, indicó.

Si bien estos proyectos están a la espera de ser tratados en el ámbito legislativo, Baduzzi aseguró que con una Ley no es suficiente para solucionar el problema de la superpoblación de perros y gatos, la gran cantidad de animales callejeros, ni los ataques de perros de características agresivas.

“Evitar todos estos problemas es una cuestión de formación. Si cada vecino no toma la responsabilidad moral de cuidar a sus animales, esto no termina más”, sostuvo.

“La base es la educación, porque muchas personas consideran que los animales son un ente que sirve para algo, lo ven como una cosa, y los tienen mal alimentados, con falta de cariño y cuidado. Por ello el animal comienza a hacerse silvestre para poder sobrevivir, y por ello se vuelven mas agresivos y atacan”, agregó.

Por estos motivos es tan necesario que quienes tengan mascotas lo hagan responsablemente brindándoles los cuidados y la socialización necesarios, pero además, aquellas personas que tengan animales que pueden ser peligrosos por su genética o por su porte, “sepan cómo criarlos y cómo responder ante un eventual ataque del animal”.

Por último, Baduzzi denunció que en la provincia hay un gran mercado de estos animales de razas grandes como Rottweiler, Dogo, Pitbull, para venta ilegal y para peleas clandestinas.

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí