Lic. Néstor Martearena, miembro del Colegio de Psicólogos habló de la presentación de propuesta de conformación de una Comisión Revisora de Cuentas para llevar adelante los estados contables de la institución, el pedido se hizo a través de las vías correspondientes, ya que la misma no cuenta con un órgano contralor desde su creación.

A propósito de la institución el licenciado dijo “nuestro colegio de psicólogos adolece de esto desde el año 1984, cuando la mayoría de los colegios profesionales del país tienen una sindicatura, es decir alguien encargado o un órgano para fiscalizar las cuentas”.

En consecuencia explicó la necesidad de contar con una comisión revisora de cuentas “lo que hacemos notar es que para la calidad institucional de un colegio es necesario cumplir con las normas para las asociaciones civiles, entre las cuales los órganos no sólo deben ser la asamblea, el consejo directivo y el tribunal de ética sino que también debería haber una comisión revisora de cuentas o una sindicatura”.

Además, mostró su preocupación por esta situación y resaltó “por ejemplo cuando se presentó el balance de este año en asamblea, la misma contadora que desarrolla el balance es la que además hace la auditoría o sea jueces y partes, lo cual entendemos es institucionalmente irregular”.

Por otra parte, se refirió a la demanda que presentó en la justicia por despido injustificado como abogado de dicha institución, quién cumplía la función de brindar asesoramiento y apoyo legal.

En este sentido expresó “hace algunas semanas el colegio intentó por resolución dejar sin efecto mi designación y destituirme contrario a la ley, ante eso con mi abogado el doctor Jorge Albeza fuimos a la justicia y la justicia se expidió dando lugar una cautelar que dejaría sin efecto esa resolución y el colegio cumplió los plazos y no ha hecho la resolución que deje sin efecto aquella por la cual se me destituye”.

En tanto informó que desde el colegio de abogados “no se ha emitido ningún comunicado ni resolución, no se me notificó de nada, sí estamos al tanto de que se han cumplido los plazos legales y queremos una respuesta y también poner al tanto de esta situación a todos los matriculados y matrículas de la provincia”.

El letrado aduce que después de lo dispuesto por la justicia debería volver a sus actividades normales “entiendo que correspondería una resolución dejando sin efecto la anterior resolución por la cual se intentaba destituirme”.

Comparte: