Para brindar asistencia humanitaria a refugiados, cuatro profesionales de la salud partieron a una ciudad polaca próxima a la frontera ucraniana, junto con especialistas del Hospital Universitario Médico de Lublin.

Un grupo de médicos argentinos viajó este lunes por la noche a Polonia para brindar ayuda humanitaria a refugiados ucranianos, en una misión donde atenderán “problemas físicos, emocionales y traumáticos, asociados a la situación que esta población está padeciendo”, dijo  Pablo Rozic, médico psiquiatra miembro de la comitiva.

Cuatro médicos argentinos partirán a la ciudad polaca de Premislia, próxima a la frontera con Ucrania, para brindar asistencia humanitaria a refugiados junto con especialistas del Hospital Universitario Médico de Lublin, gracias a un acuerdo suscripto entre el Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno” (Cemic) y el centro médico Hadassah Internacional.

El psiquiatra relató que vivió durante varios años en Israel y participó de “situaciones que tenían la característica de desastres masivos o situaciones masivas de trauma, de ahí viene mi experiencia”.

En cuanto al resto del equipo, compuesto por una pediatra y dos médicas de familia, se enfrentarán “por primera vez” a este tipo de situaciones.

“Son médicas con muy buena capacidad de resolución de problemas y muy buen nivel de formación, y por lo tanto estamos muy motivados y entusiasmados de participar de esta misión humanitaria”, expresó Rozic.

Por su parte, Dana Potin, pediatra que viajará con la delegación de profesionales argentinos, contó que estudió en la Universidad Nacional de Rosario y en el último año eligió la ciudad de Salta para hacer su residencia, donde estuvo en la ciudad de Campo Quijano y trabajó con la población de la comunidad wichi local.

Está previsto que los médicos permanezcan en la misión -aproximadamente- unos doce días, y que trabajen en turnos rotativos de 12 horas.

En ese sentido, los médicos del Cemic atenderán a “familias que quedaron desmembradas, con gente que quedó bastante a la deriva y que, desde el punto de vista médico, han suspendido tratamientos y consultas”, detalló Rozic.

El médico agregó que, a esta situación se le sumará “todo el impacto emocional de este fenomenal proceso de rompimiento, de laceración de las familias y de las personas”, que padecen los refugiados.

El psiquiatra explicó que el centro de refugiados se encuentra “más o menos a una hora y media del lugar donde vamos a pernoctar, por lo tanto serán diariamente muchas horas de actividad”, concluyó

Comparte: