Pablo, el niño de 8 años que fue sometido a un trasplante de hígado en la ciudad de Rosario, tras ser diagnosticado con una hepatitis severa de origen desconocido, fue dado de alta este viernes y continuará la recuperación en su casa, informó la agencia Télam.
 
“Está con muy buen humor, muy contento de volver a su casa. Es un nene que no la pasó bien, su familia tampoco, es una alegría para todos”, dijo la jefa de la Unidad de Terapia Intensiva del Sanatorio de Niños de Rosario, Griselda Gutiérrez, tras darle el alta al paciente.
 
Vanesa, madre del niño, llamado Pablo, también se manifestó “recontenta” y dijo: “Me voy a casa con él, es revaliente”.
 
El chico fue trasplantado el 10 de mayo pasado en el Sanatorio de Niños de Rosario, al que había llegado unos días antes con un cuadro severo de hepatitis.
 
“El paciente estaba muy crítico, llegó en una situación prácticamente imposible de empeorar”, había dicho el jefe de la Unidad de Hígado y Trasplante del Sanatorio de Niños, Alejandro Costaguta,
 
Pero gracias a un donante de La Pampa el niño fue sometido a un trasplante, la única alternativa que los profesionales consideraron para que continuara con vida.
 
 
Tras una rápida recuperación, Pablo obtuvo el alta y regresó a su casa de la localidad de Funes, cercana a Rosario.
 
El 6 de mayo pasado, el Ministerio de Salud informó que en la Argentina había ocho casos en estudio” de hepatitis grave de origen desconocido, mientras que la OMS advirtió el martes pasado la existencia de 420 casos en el mundo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Comparte: