Para crear conciencia sobre la importancia de los polinizadores, las amenazas a las que se enfrentan y su contribución al desarrollo sostenible, las Naciones Unidas declararon el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas.

Las abejas y otros polinizadores, como las mariposas, los murciélagos y los colibríes, están, cada vez más, amenazados por los efectos de la actividad humana.

La polinización es un proceso fundamental para la supervivencia de los ecosistemas, esencial para la producción y reproducción de muchos cultivos y plantas silvestres.

Casi el 90 por ciento de las plantas con flores dependen de la polinización para reproducirse; asimismo, el 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización y el 35 por ciento de las tierras agrícolas mundiales.

Los polinizadores no solo contribuyen directamente a la seguridad alimentaria, sino que además son indispensables para conservar la biodiversidad.

Todos dependemos de los polinizadores y por ese motivo, es crucial controlar su declive.

“Las abejas son importantes para todos los ecosistemas, tanto ellas como otros insectos y animales, contribuyen a la polinización, y además al mejoramiento de la calidad de los cultivos y plantaciones”, explicó el docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNJu y Director del Laboratorio de Sanidad Apícola, Marcelo Benítez Arendt al portal de noticias de UnjuRadio.

Todas las especies de abejas son indispensables para la reproducción de las plantas, y en la provincia de Jujuy encontramos ejemplares nativos que son muy importantes para “la polinización de especies nativas”.

Las abejas enfrentan distintas situaciones que están disminuyendo su población en todo el mundo. Entre estos factores se encuentran la sanidad de las mismas, la falta de alimento ocasionado por la deforestación, o el uso indiscriminado de químicos utilizados en cultivos a gran escala.

Por estos motivos es cada vez más habitual observar que “las abejas se acercan mucho a las ciudades porque consiguen el alimento que les hace falta. Por eso las vemos en las panaderías o enjambres ingresando a las ciudades”.

En estos casos es importante recordar que “no se debe intentar ahuyentarlas con humo, fuego, ni tratar de matarlas”.

Se debe llamar al servicio de Defensa Civil al número 103. “Luego se comunican con el Laboratorio, y desde la Facultad colaboramos para poder reubicar a las abejas o avispas, ya sea en un apiario o llevándolas a otra zona”.

Las abejas corren el peligro de extinguirse. Las tasas actuales de extinción de especies son de cien a mil veces más altas de lo normal debido a las repercusiones humanas.

Casi el 35 por ciento de los polinizadores invertebrados –en particular las abejas y las mariposas–, y alrededor del diecisiete por ciento de los polinizadores vertebrados –como los murciélagos– están en peligro de extinción a nivel mundial.

La población de polinizadores –en especial abejas y mariposas– ha disminuido de manera preocupante, debido principalmente a prácticas agrícolas intensivas, cambios en el uso de la tierra, plaguicidas (incluidos los insecticidas neonicotinoides), especies exóticas invasoras, enfermedades, plagas y el cambio climático.

Los agricultores y los responsables de las políticas tienen un papel importante que desempeñar en la protección de nuestros polinizadores. Pero también hay cosas que nosotros podemos hacer en el día a día como:

  • Cultivar una amplia variedad de plantas autóctonas que florezcan en diferentes épocas del año.
  • Comprar miel sin refinar a los agricultores de tu zona.
  • Comprar productos a agricutores que lleven a cabo prácticas agrícolas sostenibles.
  • Proteger las colonias de abejas silvestres.
  • Dejar un cuenco poco profundo con agua limpia y piedras o palos para que las abejas beban y no se ahoguen.

Además los apilcutores y agricultores pueden:

  • Reservar algunas zonas como hábitat natural.
  • Crear barreras vegetales.
  • Reducir o modificar el uso de pesticidas.
  • Respetar los lugares de anidación.
  • Sembrar atractivos de cultivo alrededor del campo.

Asimismo los gobiernos y los responsables de elaborar estrategias deben:

  • Fomentar la participación, el intercambio de conocimientos y empoderamiento de los pueblos rurales e indígenas, así como de las comunidades locales.
  • Aplicar medidas estratégicas, incluidos incentivos económicos para promover el cambio.
  • Incrementar la colaboración entre organizaciones nacionales e internacionales, instituciones académicas y redes de investigación para gestionar, investigar y evaluar a los polinizadores y los servicios de polinización.

 

Comparte: