Con un control de salud anual, las personas pueden prevenir distintas enfermedades y, además, realizar diagnósticos prematuros cuando aún no se presentan síntomas, y, de este modo, incrementar el éxito terapéutico.

Según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) la medicina preventiva es aquella que incluye prácticas médicas que están diseñadas para prevenir y evitar la enfermedad.

“Cada edad tiene un momento para analizar situaciones que permitan diagnósticos precoces y mantenernos durante toda la vida con funcionalidad”, señaló a UnjuRadio el Dr Marcelo Bellone, responsable de la Dirección de Intervención en Cursos de Vida.

Así, según explicó el médico, hay tres etapas de vida diferenciadas, y cada una de ellas requiere unos controles específicos.

Salud perinatal y niños: “desde el momento de la concepción se requiere una serie de controles para lograr que el parto sea adecuado”.

En la etapa de la gestación es necesario realizar controles en la persona gestante para detectar tanto enfermedades transmisibles, (vih, sífilis), como no transmisibles (hipertensión, diabetes, sobrepeso).

Luego, “cuando nacen los niños se debe alentar la lactancia materna” y realizar una pesquisa de enfermedades metabólicas, auditivas y visuales, “para poder resolverlas lo antes posible”.

“Además se controla el desarrollo físico y emocional, y es importante en esta etapa identificar situaciones de violencia”.

Asimismo, es importante hacer intervenciones para controlar el funcionamiento del corazón.

Adolescencia y juventud: “en esta etapa de la vida es muy importante ver que el desarrollo ponderal y puberal sea adecuado”, además se debe controlar el sobrepeso y obesidad, para prevenir enfermedades futuras.

“En esta etapa se debe trabajar en el afianzamiento de la personalidad, para que no ingresen en situaciones de riesgo” y también “son importantes las asesorias, no sólo en el consultorio médico, sino en los distintos ámbitos donde se desarrollan sus vidas”.

Adultos y personas mayores: en la adultez es importante el cuidado en el ámbito del trabajo, para prevenir situaciones propias de las diferentes tipos de labores, como por ejemplo, “la columna, la visión, el uso de tóxicos”.

También se debe controlar la aparición de enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes, distintos tipos de cáncer, como el de próstata o de mamas, entre otras.

Además es necesario trabajar en la funcionalidad, es decir, el movimiento, “porque comienza el desgaste de los músculos que van perdiendo su fuerza, y eso va a condicionar mayor frecuencia de caídas, rotura de huesos y fundamentalmente la salud mental”, en la vejez.

“Es importante realizar actividades lúdicas que ejerciten el cerebro y tambien actividad fisica”.

El sistema de salud trabaja por niveles, y el primer nivel es el que practica la estrategia de atención primaria, es decir la búsqueda de los problemas y acciones de promoción de la salud y de prevencion de las enfermedades.

Por ello se recomienda realizar controles anuales con:

CHEQUEO GENERAL CON MÉDICO CLÍNICO: En la consulta, además del examen físico (control de presión, peso, etc.) se indicará estudios de laboratorio (sangre y orina), radiológicos (radiografía de tórax), electrocardiograma, evaluación nutricional y la derivación que corresponda según antecedentes heredofamiliares.

CHEQUEO GINECOLÓGICO: Todas las mujeres a partir de iniciadas las relaciones sexuales deben hacerse un PAP y una colposcopia. A partir de los 35-40 años o según antecedentes, deben sumarse los estudios mamarios (mamografía y ecografía) al chequeo ginecológico anual.

CONSULTA UROLÓGICA: A partir de los 50 años consulta anual con el urólogo.

CONSULTA DERMATOLÓGICA: Para revisar lunares y manchas, y chequear que no hayan modificado su aspecto: colores diferentes o formas extrañas. Permite la detección temprana de cáncer de piel.

CONTROL ODONTOLÓGICO: Para chequear la salud bucal y evitar complicaciones.

CONTROL OFTALMOLÓGICO: En este caso debe realizarse en los adultos a partir de los 40 años cada 2 años, siempre y cuando no haya antecedentes o factores que indiquen lo contrario.

 

Comparte: