En una función especial proyectaron el docu-film “Fuego en Casabindo” película dirigida
por Miguel Mirra, producida por Susana Moreira, la cual se centra en la resistencia de los pueblos puneños a la usurpación de sus tierras.

El documental es una búsqueda del significado de la novela de Héctor Tizón, Fuego en Casabindo, y con la ópera homónima escrita como adaptación de la novela por el compositor Virtú Maragno.

Miguel Mirra, habló en UNJu Diario sobre el docu-film y aseguró: “hace muchos años que estoy trabajando con todo lo relacionado con la provincia, con el noroeste argentino, hice mi primer documental, allá en mi época de estudiante en Parca de Aparzo, la Sierra del Zenta, se llamó ‘Hombres de Barro’ fue uno de los primerors documentales estrenados en cine comercialmente”.

“Hace un tiempo por casualidad descubrí que había una ópera, estrenada en Teatro Colón, llamada ‘Fuegos de Casabindo’, ahí empecé a investigar y descubrí que esa ópera de Virtú Maragno, un santafesino, está basada en la novela de Tizón, así que volví a leer la novela de Tizón y dije ‘bueno, aquí hay algo, me interesa, me moviliza’ así que empecé a armar el proyecto” aseguró el director.

Sobre los acontecimientos que narran, Mirra aseveró: “Tuvimos intervenciones de una arqueóloga, María Amalia Zaburin, de un historiador Marcelo Constant, también a un especialista en los sectores obreros como Guillermo Alemán”.

“A partir de la investigación, resultó que gran parte de los expulsados de la Puna, digamos porque de eso trata la novela de Tizón, a raíz de una revuelta que hicieron para no pagar arriendos y hubo una represión en 1874, con muchos muertos, en la ocupación militar de la Puna, cosa que muchas personas, inclusive aquí de Jujuy desconoce”.

“Muchos de ellos empezaron a ser expulsados de la Puna y llegaron a la Capital para incorporarse a la fuerza de trabajo, en la industria, en los ingenios, en las minas, así que es un pantallazo en lo histórico y social de lo que habla la novela de Tizón, claro que en el libro lo cuentan literariamente, nosotros intentamos ponerlo en contexto”.

Al ser consultado por las colaboraciones, Mirra explicó: “Para darle emoción, porque pura información en una película no alcanza, decidimos hacer una puesta en escena, tomando situaciones de la novela y de la ópera, entonces, empezamos a averiguar en la escuela de Teatro Tito Guerra, ahí conocimos a Gerardo Albarrazín que se incorporó a la puesta en escena, con él trabajamos, luego se incorporó también Flavia Molina, una actriz excelente y por último, la parte musical la hizo Walter Michel, un excelente guitarrista y músico, así que fue variado el elenco de la película”.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí