El reconocido geólogo jujeño consultado sobre el último sismo percibido el 10 de enero pasado en la provincia de Tucumán informó “el sismo que ocurrió se encuentra en el límite entre Salta y Tucumán, en la localidad de Trancas, que ya cuenta con varios antecedentes sísmicos. Fue un sismo de 5.6° de magnitud y hubo una réplica de 3.1°”.

Respecto a este sismo, según Barry, el Instituto Nacional de Prevención Sísmica -INPRES- reportó que “el epicentro fue a 71 km. al norte de San Miguel de Tucumán y a 16 km. al oeste de Trancas, a una profundidad de 13 km.” respecto a la profundidad añadió “es importante, ya que ésta determina que se perciban en superficie o no los sismos” e informó que “la intensidad disminuye a medida que se aleja del hipocentro”.

Para entender los movimientos sísmicos en la provincia ilustró “tenemos dos zonas sísmicas, una es la Puna y otra al oriente. Hay un lineamiento que surge desde el norte de Bolivia el cual ingresa a nuestra provincia por la Quebrada de Humahuaca y continúa hacia Salta”

Según el especialista este lineamiento sismogénico es la línea que separa a gran escala las dos regiones sísmicas de Jujuy” y continuó “la Puna tiene sismos frecuentes que superan los 150 a 200 km de profundidad y es por eso que en superficie pocas veces se sienten” pero advirtió que a veces estos movimientos imperceptibles en superficie “pueden ser disparadores de otros fenómenos, como el deslizamientos de materiales provenientes de alta montaña”.

Finalmente indicó que no existe evidencia científica que avale que “la liberación de energía sea consecuencia o se vea afectada por el calor externo que recibe la corteza.

Es una creencia popular que las elevadas temperaturas externas producen sismos, porque no hay un estudio científico que avale esa teoría”.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí