En los dos últimos años la modalidad de ingreso al secundario  en la provincia ha cambiado, de un examen a un sorteo, lo que vino a generar otra mirada para la equidad de oportunidades para los alumnos de nuestra provincia, por lo cual este año se realizaron dos sorteos para el ingreso.

En ese sentido, María Fabiola Recchiuto, Secretaria de Gestión de Educación , explicito a UNJu Radio 92,9 “el procedimiento ha sido diagramado con la idea del principio y la transparencia, se fueron armando diferentes procedimientos, donde intervinieron muchos actores, supervisores, directores de escuelas primarias, supervisores generales de escuelas secundarias, el equipo técnico de nivel secundario, el equipo del área sistema, los ingenieros que nos ayudaron a diagramar todo el procedimiento para tengan justamente la transparencia que se espera, para poder garantizar lo que la ley de educación nos impone como principio de igualdad de oportunidades para el ingreso, siendo que en Jujuy la característica es que la comunidad jujeña suele elegir algunas instituciones más que otras, que a partir del sorteo hay más escuelas elegidas, hasta antes del sorteo con examen de ingreso, solo de 11 a 14 escuelas eran las elegidas”.

“Con el examen de ingreso se producía el ingreso con calificaciones de 2, o 3, entonces no era garantía de calidad académica un examen de ingreso, el examen de ingreso lo que provocaba era una autoexclusión, iban al examen aquellos de los que se consideraban capaces de hacerlo, también se cuestionaban las valoraciones de las calificaciones realizadas sobre los instrumentos. Mirando a nivel federal y el mundo, el sorteo es la herramienta mas apropiada para igualar la oportunidad de ingreso” señaló la secretaria.

Asimismo, Recchiuto indicó que aquellos alumnos que salieron sorteados pueden acercarse al establecimiento designado, “desde el día lunes al viernes, los papas tienen que ir a las instituciones a las escuelas que fueron asignados a confirmar. La confirmación es simple, no se les pide documentación extraordinaria, es la documentación que el papá hacia, es la constancia de alumno regular que emitió la escuela, el DNI (Documento Nacional de Identidad) o si no lo tiene, puede ser cualquier documento que certifique identidad, tirilla de tramite o partida de nacimiento, en caso de estudiantes con discapacidad, el certificado único de discapacidad, en el caso de abanderados, constancia de abanderado que se chequea con la declaración jurada que hizo el director de la escuela junto con el supervisor con el listado único de abanderados”.

A su vez, la secretara hizo mención en referencia a la existencia de alumnos que no hayan salido sorteados tanto en el primer y segundo turno, “si la probabilidad es cierta, por la cantidad y magnitud de interesados en la preinscripción, si tenemos algunos casos, el año pasado fueron 40, este año tenemos que esperar a la definición del último día de la confirmación de inscripción, si se diera el caso en el que no ingresaran a las instituciones deseadas, tienen la instancia del 22 de diciembre, acá en capital se hace en el colegio Nº 3 a las 09.00 de la mañana, el papá o mamá asiste con el DNI del niño, la constancia de alumno regular y ese día se le entrega un numerito para el sorteo, se registra todas las vacantes y al salir el numero, se le pregunta papá los colegios disponibles y el papá elige y se le asigna inmediatamente”.

Para finalizar, Recchiuto argumentó con respecto al pago de la cooperadora, “no es obligatoria, pero lo que sí es obligatoria es, el compromiso de la familia con la escuela. Sabemos que no se da abasto con muchas ideas, proyectos que tienen las escuelas y no todo gasto es elegible para el estado, entonces por ahí con la cooperadora se puede hacer compras que el estado no podría de ninguna manera, si los chicos necesitan para el día, día, algunos recursos. Deberíamos todos los papás ponernos a colaborar, no necesariamente en las escuelas piden un aporte financiero en dinero, muchos papás que tienen la capacidad o la profesión, como herrero u albañil pueden ofrecer a la escuela ese servicio. Pero no es obligatorio, los papás pueden decir que no”.

Comparte: