El 26 de noviembre de 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó la variante B.1.1.529 o variante Omicron, del coronavirus como variante preocupante.

En ese sentido, el organismo manifiesta que en cuanto a la transmisibilidad todavía no está claro si, con respecto a otras variantes, como la delta, la variante ómicron es más transmisible (es decir, si se propaga con mayor facilidad de una persona a otra).

En cuanto a la gravedad de la enfermedad informa que todavía se desconoce si el cuadro clínico de la infección por la variante Omicron es más grave que el ocasionado por otras variantes, incluida la Delta.

De acuerdo con los datos preliminares, las tasas de hospitalización en Sudáfrica van en aumento, pero ello podría deberse a que hay más personas que han contraído la infección y no necesariamente a que se hayan infectado por la variante ómicron. Por el momento, no hay datos que indiquen que los síntomas asociados con esta variante sean distintos a los ocasionados por otras variantes.

Además señala que los datos preliminares indican que, en comparación con otras variantes preocupantes, el riesgo de reinfección por la variante Omicron puede ser mayor (es decir, las personas que han tenido COVID-19 antes podrían infectarse de nuevo por esta variante con más facilidad), y que la vacunación sigue siendo fundamental para reducir la frecuencia de los cuadros graves de la enfermedad y las defunciones, incluso en el caso de la variante delta que, en estos momentos, es la dominante.

Sobre este tema Unju Radio dialogó con el médico sanitarista y asesor presidencial, Jorge Rachid quien explicó que la variante Omicrón, surge debido a que el Sars Cov 2 es altamente variable, pero que cambia solamente si “parasita”.

Es decir que evoluciona instintivamente, con mayor velocidad si permanece mas en la población.

“Mientras hayan 1200 millones de personas sin vacunarse en el mundo esto va a seguir sucediendo”, dijo y agregó que “la inequidad y la injusticia” de la acumulación de vacunas por parte de algunos países, “va a traer muchas complicaciones”.

Sin embargo, en Argentina, a pesar de la campaña antivacunas “muy fuerte”, encarnada por el principal partido de oposición, “la población los ha vencido, ya que solo hay un 7 u 8 por ciento de personas que no se vacunaron”.

Además, el médico explicó que todas estas variantes “siguen siendo enfermedad Covid 19”, por lo que las tres plataformas vacunales que tenemos “siguen siendo efectivas para evitar síntomas graves, terapia intensiva y la muerte, aunque no el contagio”, por lo que hay que seguir manteniendo los cuidados.

“Las nuevas variantes atacan a los no vacunados y a los enfermos graves”, precisó y dijo que “Omicron todavía no ha demostrado mayor letalidad ni mayor agresividad, aunque si mayor contagiosidad”, y no ha producido todavía “ningún muerto en el mundo”.

Asimismo insistió en que hay que “cuidarse mucho, no relajarse, pero no tener miedo”.

“Sabemos que la variante Omicron va a ingresar a la Argentina, pero la población vacunada es muy alta por lo que su presencia debería no ser tan grave”.

Por último señaló que los síntomas de esta variante incluyen fatiga, cansancio, malestar intestinal y, en general, síntomas mas leves, y remarcó la importancia de realizarse el testeo correspondiente ante la presencia de los mismos.

“Por lo que se conoce, la variante Omicron no es más agresiva que la variante Delta”, concluyó.

Comparte: