Organismos oficiales definen a la Soberanía Alimentaria como “el derecho de cada pueblo, comunidad y país a definir sus propias políticas agrícolas, pastoriles, laborales, de pesca, alimentarias y agrarias que sean ecológicas, sociales, económicas y culturalmente apropiadas a sus circunstancias exclusivas. Esto incluye el derecho real a la alimentación y a la producción de alimentos, lo que significa que todos los pueblos tienen el derecho de tener alimentos y recursos para la producción de alimentos seguros, nutritivos y culturalmente apropiados, así como la capacidad de mantenerse a sí mismos y a sus sociedades” .

Como cada fin de año distintas organizaciones sociales salen a la calle denunciar el aumento de la pobreza y pedir alimentos para los sectores más vulnerables de la  sociedad.

En este marco, UnjuRadio diálogo con Miryam Gorban, investigadora, militante por la soberanía alimentaria y la primera nutricionista en recibir el doctorado Honoris Causa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, quien resalto la importancia de la soberanía alimentaria como una forma de combatir la falta de alimentos en los sectores vulnerables.

Gorban señaló que Argentina es un pais que produce alimentos “para 400 millones de personas en el mundo” pero sin embargo existe una “gran contradicción” ya que posee “entre un 40 y 50 por ciento de pobreza, con un 60 o 70 por ciento de niños en esas condiciones”.

“Hay disponibilidad -de alimentos- pero no hay acceso”, remarcó y agregó que esto se debe principalmente a tres problemas estructurales graves que requieren políticas públicas para darles solución.

En primer lugar el acceso a la tierra “donde el 1 % de la población tiene el 36 % de las tierras”, y, los que producen alimentos “no tienen acceso a ella o lo tienen que pagar”.

En segundo término el problema de la inflación, que, según analizó la investigadora, “no se resuelve con listas de precios máximos, sino atacando a un complejo sistema alimentario que está concentrado de manera monopólica y transnacionalizado, desde la producción hasta el consumo”.

Y, por último, la problemática que genera el “enorme territorio nacional”, que ocasiona inconvenientes en el abastecimiento.

“Los alimentos frescos llegan a nuestros platos a través de carreteras por lo que tienen un alto costo”.

En este sentido, Gorban solicitó al estado que implemente “políticas publicas” para resolver estas problemáticas.

Además destacó el inconveniente que significa que en las ayudas alimentarias que ofrecen los gobiernos “no se incluyan alimentos frescos” pero a la vez destacó la solidaridad de la sociedad civil y la implementación por parte del Gobierno de la Red de Comedores para colaborar con alimentos.

Finalmente, remarcó que las acciones que se deben tomar para dar solución a estas situaciones son “distribuir las tierras, no regalándolas o expropiando, sino otorgando parcelas para que los agricultores familiares produzcan alimentos, se los debe apoyar y subsidiar”.

“La pobreza se resuelve solamente con salario digno y pleno empleo, a esas medidas de fondo hay que apuntar”, concluyó Miryam Gorban.

Comparte: