En este 1 de Diciembre, Día Mundial del Sida, se plantea en el mundo resaltar la urgente necesidad de acabar con las desigualdades que impulsan el sida y otras pandemias en todo el mundo.

Las desigualdades, la pobreza, la discriminación y el estigma, repercuten en la posibilidad de alcanzar los objetivos de acabar con el sida para el año 2030.

Pasaron mas de cuatro décadas del inicio de esta pandemia que se llevó millones de vidas y, aunque en el mundo no faltan medios, capacidad y conocimientos, nos encontramos lejos del camino para llegar a hacer realidad el compromiso compartido de acabar con el sida para el año 2030.

Quiene obstaculizan alcanzar estos objeticos son las grandes desigualdades estructurales, y las desigualdades ocasionadas por la discriminación.

Por ello, en Argentina, cuarenta organizaciones de quince provincias que integran la Alianza Mundial contra el Estigma y la Discriminación asociadas al VIH – Capítulo Argentina, desplegarán una importante jornada simultánea bajo el lema “Pongamos fin a la Discriminación”.

La discriminación es uno de los factores que incide en las desigualdades económicas, sociales, culturales y legales.

El estigma (actitudes, comportamientos o juicios irracionales o negativos propiciados por el miedo) y la discriminación (trato, leyes y políticas injustas) relacionados con el VIH son dos problemas generalizados.

El estigma y la discriminación relacionados con el VIH son obstáculos que todavía persisten para combatir la epidemia del SIDA, y limitan el acceso a los servicios de prevención, las pruebas y el tratamiento de aquellos que se encuentran en situaciones de mayor riesgo.

Aunque existe la percepción de que un momento de crisis no es el más adecuado para priorizar el tratamiento de las injusticias sociales subyacentes, está claro que, hasta que no nos pongamos a ello, no podremos superar la crisis.

Es por esto que las diferentes organizaciones de la sociedad civil presentaron, por tercera vez, un Proyecto de Ley de Respuesta Integral al VIH, las Hepatitis Virales, las Infecciones de Transmisión Sexual y la Tuberculosis, que entre sus puntos incluye la necesidad de que las personas con estas infecciones puedan acceder a una pensión no contributiva, debido a la condición de vulnerabilidad en la que se encuentran muchas de ellas. Recordemos que aunque está prohibido, aún hoy en los exámenes pre ocupacionales se realizan estudios para estas infecciones.

Ademas la Ley prevé una jubilacion anticipada, ya que quienes viven con estas infecciones tienen un envejecimiento precoz, no solo por la enfermedad sino tambien por los tratamientos.

Luego de atravesar las Comisiones de Salud y de Presupuesto, el proyecto descansa en la Cámara de Diputados de la Nación, y podría volver a perder estado parlamentario este 31 de diciembre.

Todo el pueblo VIH exige que se debata este proyecto creado íntegramente por las organizaciones, que en terreno, observan día a día las problemáticas que se atraviesan.

No alcanza con firmar adhesiones si en la realidad no se traducen en acciones.

El hecho de abordar las desigualdades es una promesa global que hicimos hace mucho tiempo, cuya urgencia no ha hecho más que aumentar.

En el año 2015 todos los países prometieron reducir la desigualdad dentro de sus fronteras y entre ellos como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible el objetivo 90-90-90 para erradicar el sida.

Sin embargo siguen existiendo obstáculos para la concreción de estos objetivos y las muertes totalmente prevenibles de personas por enfermedades relacionadas al sida, siguen sucediendo.

La Estrategia Mundial contra el Sida 2021-2026: Poner fin a las desigualdades, poner fin al sida, y la Declaración política sobre el sida adoptada en la Reunión de alto nivel sobre el sida de las Naciones Unidas de 2021 tienen como objetivo acabar con las desigualdades.

Hacerle frente a las desigualdades, además de ser un elemento central para acabar con el sida, ayudará a promover los derechos humanos de los grupos de población clave y las personas que viven con el VIH, preparará mejor a las sociedades para vencer la COVID-19 y otras pandemias, y servirá de apoyo para la recuperación económica y la estabilidad.

Sin embargo, acabar con las desigualdades exige un cambio transformador. Las medidas políticas, económicas y sociales tienen que proteger los derechos de todas las personas, y debemos prestar especial atención a las necesidades de las comunidades más marginadas y menos favorecidas.

Sabemos cómo vencer al sida, sabemos cuáles son las desigualdades que obstaculizan el progreso y sabemos cómo abordarlas. Las políticas para abordar las desigualdades se pueden implementar, pero requieren que los líderes sean audaces.

Es hora de que los Gobiernos pasen del compromiso a la acción. Deben promover un crecimiento social y económico inclusivo. Deben eliminar las leyes, las políticas y las prácticas discriminatorias para garantizar así la igualdad de oportunidades y reducir las desigualdades.

Es hora de que los Gobiernos cumplan sus promesas. Deben actuar ahora y debemos hacer que sean responsables.

En este Día Mundial del Sida, recordemos a nuestros dirigentes políticos que la desigualdad mundial nos afecta a todos, con independencia de quiénes seamos y de dónde vengamos.

En este Día Mundial del Sida, vamos a exigir medidas para poner fin a las desigualdades y acabar con el sida y con todas las demás pandemias, que no hacen sino avivarse gracias a dichas inequidades.

En este Día Mundial del Sida queremos una Nueva Ley de VIH en Argentina.

Comparte: