El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró el pasado miércoles, durante el cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2021 que organizó el Banco Central (BCRA), que la inversión crecerá 30% este año, en línea con los principales indicadores que incluyen empleo y exportaciones, y afirmó que el principal “escollo” para consolidar esta recuperación de la economía es la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Licenciado en Economía y Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Jujuy, Benito Aramayo en diálogo con UnjuRadio opinó acerca de la negociación que lleva adelante el gobierno nacional con el organismo internacional, y considero necesario investigar el origen y la legitimidad de la deuda contraída con el FMI.

“La negociación con el Fondo es fundamental porque de eso dependen muchas cosas en Argentina”, dijo y explicó que está “estrechamente vinculada al presupuesto del país”, que todavía no se trató en el Congreso y que está “completamente atado a lo que exige el FMI”.

De este modo, “los temas que tienen que ver con el presupuesto 2022 como la seguridad social, la inflación, el tipo de cambio, las políticas de promoción de la producción argentina en función del mercado mundial”, se ven afectadas por este proceso de negociación.

Aramayo explicó: “estamos en un momento clave y hasta ahora no se sabe cuáles son las propuestas del Gobierno argentino para el FMI”, y remarcó que esto “es algo decisivo para lo que será la política económica argentina en los próximos años”.

“La Ley de Presupuesto, es la ley de leyes, prefigura toda la política económica de un país y estamos sujetos a los resultados de esta negociación”.

Por ello, para el economista es necesario establecer como primer punto de la discusión “la legitimidad o no de la deuda que contrajo -el expresidente- Mauricio Macri”.

El docente emérito aseguró que “esta deuda es de origen espurio, que se hizo a contramano de los intereses nacionales y no hay porqué someterse a esta negociación” e insistió en que es necesario “plantear el origen de esta deuda y su legitimidad”.

En su opinión la Argentina debe “negarse a reconocer esta deuda bajo el falso argumento de la continuidad jurídica de los compromisos internacionales de la Argentina”, ya que, según su análisis, la experiencia histórica, luego de la crisis del 2001, da cuenta de que ante el cese de pago de la deuda en 2002, es decir con el proceso de default, la Argentina “pudo utilizar esos dólares para el desarrollo nacional”, lo que permitió “el crecimiento del país y la reducción de la inflación a solo un dígito anual”.

Para el economista se debería reconocer aquella experiencia histórica “hasta tanto no se investigue el origen y legitimidad de la deuda actual con el FMI” y suspender los pagos.

“No nos vamos a caer del mundo porque decidamos soberanamente no pagar la deuda ilegítima y fraudulenta, nos debemos un debate a fondo en el seno del pueblo y desde el punto de vista de los intereses nacionales para que el Fondo de explicaciones de lo sucedido”, finalizó.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí