Los festejos del 2020, en plena pandemia, estuvieron marcados por una dolorosa pérdida de cercanía. Este domingo para muchas familias vuelven los abrazos y los besos, un factor clave para revitalizar las relaciones según lo publicado por Télam Digital.

Con una campaña de vacunación avanzada y pocas restricciones por la baja de casos de coronavirus, este domingo vuelven las reuniones por el Día de la Madre, lo que fue celebrado por mujeres que el año pasado lo vivieron sin contacto con sus familiares, mientras especialistas aseguraron que esa “pérdida de cercanía fue dolorosa” y destacaron la importancia del regreso de los abrazos.

Para María Fernanda Rivas, de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), el Día de la Madre en cuarentena “fue diferente y no pudo festejarse como tradicionalmente se lo hacía, con toda la familia reunida y muchas madres estuvieron separadas de sus hijos”.

La especialista consideró que una de las enseñanzas de estos tiempos fue que “el extrañar” a un ser querido sirvió para revalorizar un vínculo y para tomar conciencia de su importancia.

“Fue muy importante aprovechar los avances que se dieron en la comunicación virtual, que permitieron establecer rutinas de encuentros, compartir meriendas, almuerzos y noticias. A raíz de estas circunstancias se ha reformulado el concepto de distancia geográfica, el estar cerca o estar lejos”, analizó en diálogo con Télam.

“ALGO QUE AFECTÓ EN ESPECIAL AL VÍNCULO ENTRE MADRES E HIJOS FUE QUE MUCHAS EXPRESIONES DE AFECTO ESTUVIERON EN PAUSA O DISMINUIDAS, COMO EL ABRAZO O EL BESO”.

MARÍA FERNANDA RIVAS

En cuanto a los encuentros, sostuvo que “los especialistas hablan del hambre de piel”, una de las posibles consecuencias psicológicas de la falta de abrazos.

“Algo que afectó en especial al vínculo entre madres e hijos fue que muchas expresiones de afecto estuvieron -y aún están- en pausa o disminuidas, como el abrazo o el beso y la necesidad de tomar contacto físico con los otros”, explicó.

“LA PÉRDIDA DE CERCANÍA EN LOS ABRAZOS DE LOS FESTEJOS DE CUMPLEAÑOS, EN EL DÍA DE LA MADRE DEL AÑO PASADO, Y TANTAS FECHAS SIGNIFICATIVAS FUE MUY DOLOROSO”

PATRICIA ALKOLOMBRE

Patricia Alkolombre, presidenta del Comité Mujeres y Psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA), también valoró el impacto que tuvo la pandemia y la “no presencialidad” en la vida familiar.

“La falta de contacto con los seres queridos trajo un incremento de la ansiedad, y el temor al contagio y la incertidumbre tuvo como consecuencia estados depresivos de mayor o menor intensidad”, detalló.

En este sentido, aseguró que la pandemia “modificó la vida familiar y a cada uno de sus integrantes” por el incremento de las tareas de cuidado de los hijos, en el hogar y todo lo que atañe a lo cotidiano.

“Para muchas mujeres resultó una oportunidad para reencontrar el tiempo de compartir en familia”, dijo Alkolombre, pero consideró que en los casos donde los hijos estaban lejos de sus madres “se incrementó la comunicación virtual, para suplir la necesidad de una cercanía”.

Sobre este aspecto, sostuvo que “la pérdida de cercanía en los abrazos de los festejos de cumpleaños, en el Día de la Madre del año pasado, y tantas fechas significativas fue muy doloroso”.

“LA FALTA DE CONTACTO CON LOS SERES QUERIDOS TRAJO UN INCREMENTO DE LA ANSIEDAD, Y EL TEMOR AL CONTAGIO Y LA INCERTIDUMBRE TUVO COMO CONSECUENCIA ESTADOS DEPRESIVOS”.

PATRICIA ALKOLOMBRE

Comparte: