La Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) de la Universidad Nacional de Jujuy fue fundada el 14 de septiembre de 1984 por iniciativa del entonces Rector Dr. Fernado Zurueta, quien vio la necesidad de la creación de carreras humanísticas mediante una nueva unidad académica responsable de actividades como docencia, investigación y extensión en el campo de las Humanidades y Ciencias Sociales.


En ese marco, Daniel González antropólogo, profesor, actual director de EDIUNJU y del lnstituto Rodolfo Kusch de Tilcara, en diálogo con UNJu Radio recordó los inicios de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales que celebró su 37° aniversario.
El antropólogo comentó que en sus inicios, la Facultad de Humanidades era una idea que estaba dentro de la comunidad universitaria, pero no terminaba de tomar impulso.

Fue el Dr. Fernando Zurueta, rector normalizador, quien durante en el año 1983 cuando asumió Raúl Alfonsín a la presidencia de la Nación, en palabras de González “encontró las universidades intervenidas por el gobierno militar”, entonces se nombraron los primeros interventores; luego salió una ley universitaria donde se nombraban a los rectores normalizadores y, en Jujuy, esa responsabilidad muy grande le tocó al Dr. Zurueta, que tuvo la idea de crear a la Facultad de Humanidades, de transformarla en un proyecto, en una propuesta ya que en esa época no había Consejo Superior y todo era aprobado y avalado por el Ministerio de Educación.

Ya por el año 1986, según el testimonio del antropólogo, se conformó el decanato, se nombraron los primeros profesores y comenzó a funcionar la Facultad con seis carreras: Ciencias de la Educación, la Tecnicatura en Bibliotecología, el Ciclo superior en Inglés, Historia, Letras y antropología.

“Se pusieron en marcha las carreras desde cero, fue una osadía, solo humanidades comenzaba con esa cantidad en comparación con las demás facultades que contaban con menos”.

En el mes de julio de 1987, por primera vez llamaron a elecciones de autoridades de la Facultad de Humanidades y, en esa instancia, fue el primer decano electo. “Estuve cuatro años a cargo, lo cual me dediqué a terminar de armar las carreras porque tenían, en algunos casos, planes de estudio que eran muy interesantes pero que en Argentina habían pocos docentes especializados en las materias que se proponían dictar”, precisó.

En ese sentido y finalizando destacó que “hoy es distinta la realidad en el país y en la provincia”, siendo en ese momento difícil encontrar una persona que pudiera dar diseño curricular en ciencias de la educación por lo que requerían contratar docentes de otras provincias, enfrentado en ocasiones la falta recursos, “contábamos con el compromiso y buena voluntad de esos profesionales”. Con el crecimiento del CONICET, fueron incorporando investigadores y becarios en las diferentes disciplinas.

Comparte: