El contador público Guillermo Sapag en diálogo con UnjuRadio hizo un análisis sobre lo que dejaron las elecciones PASO.

Sapag expresó que para analizar los números adversos obtenidos por el oficialismo a nivel nacional “hay que pensar en la clase más sufrida, en los más desprotegidos que privilegiaron el bolsillo” y en que esta gente “no tiene muchas alternativas ni de pensar ni de esperar”.

En este contexto de emergencia económica “no hay lugar para entender que venimos de dos pandemias y que el mundo entero la está sufriendo”.

El contador sostuvo que con el fin de frenar la pandemia, y para que cause menos daño, “en todo el mundo se empujó con subsidios a la informalidad, a las pequeñas y medianas empresas y a las no tan pequeñas también” lo que provocó un desbarajuste económico y la consecuente inflación.

Señaló que en nuestro país la inflación es un problema histórico y que el argentino “siempre tuvo la mala praxis de nacer endeudado, de gastar más de los que  corresponde, más de lo que se recauda”.

Estimó que “todas estas cuestiones provocadas por la inflación, más los problemas con la prensa hegemónica y más los errores políticos”, tuvieron como consecuencia los resultados adversos en los comicios “que se vieron reflejados en Jujuy pero más lo tuvieron en Buenos aires”.

Sapag aseguró que para revertir este resultado, el gobierno debe empezar por “ponerle plata a la gente sin que esto signifique un descalabro”.

Actualmente el gobierno está luchando con dos limitaciones. “Por un lado la gente necesita plata” remarcó, y que “si bien el Estado hace 11 meses viene recaudando por encima de la inflación, evidentemente hay gastos muy importantes por lo que se está cuidando la plata” agregó.

Por otro lado está el problema de la restricción monetaria que provoca que falten dólares. “La gente sigue intentando conseguir dólares para no perder el valor de sus pocos pesos o ahorrar lo que tiene”.

El contador consideró que se trata de una “situación bastante crítica” ya que “en 2019 tuvimos el 54 por ciento de inflación, el año pasado el 36 por ciento, y este año estaremos en el 50 por ciento con la pandemia inclusive”.

No obstante, afirmó que “hay que seguir, buscar dentro de lo posible un equilibrio que nos dé la certeza de que esto se va a salir, que vamos a terminar con las malas prácticas”.

Subrayó que “pedir plata no se puede y tampoco lo quiere el gobierno y me parece razonable” y que “lo más importante sería acordar con el Fondo Monetario Internacional en términos beneficiosos sin intereses punitorios ni sobretasas”.

Habría que “ver la posibilidad que si dentro del FMI hay un acuerdo para hacer estos programas más largos se le permita a la Argentina refinanciar”.

Sin embargo indicó que “en todo ese esquema la actividad está creciendo, la industria está creciendo, la construcción está creciendo. Esperemos que esto sea un círculo virtuoso donde la gente con plata en el bolsillo pueda empezar a demandar bienes y a movilizar el mercado interno”.

 

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí