En su página de facebook la institución se presenta como una “Asociación Civil sin fines de lucro que hace más de 30 años trabaja brindando atención integral a personas con discapacidad intelectual y a sus familias, a lo largo de etapas de la vida, pensando en la inclusión como meta prioritaria”.

Patricio Carrillo, presidente de la Asociación Todos Juntos en diálogo con UnjuRadio comentó que la institución recibió de “muy buena manera” la noticia de que van a comenzar a vacunar a menores de 18 años con comorbilidades ya que “pertenecemos a una red de organizaciones que desde hace tres meses venimos bregando por esto”.

Carrillo señaló que “es muy bueno que ya empiecen a focalizarse en los menores de edad y que vayan tomando medidas preventivas”.

Contó que “lamentablemente” tuvieron que pasar por “la experiencia de que un joven tucumano menor de edad con Síndrome de Down falleció y que no había recibido la vacuna”.

“Es absolutamente necesario que las personas que concurren a nuestra asociación estén vacunados para que puedan retomar normalmente las actividades en la institución” sostuvo Carrillo, ya que “cada día que se pierde sin trabajar difícilmente se recupera”.

En la Asociación Todos Juntos vienen trabajando desde principios de año con un sistema mixto que combina presencialidad con virtualidad.

Además cuentan con un sistema de talleres que posibilitan que los chicos se vinculen con sus amigos y sus pares de manera grupal, más allá de la terapia y del servicio que prestan dentro de la institución.

“Tenemos cerca de 90 chicos integrados en distintos establecimientos educativos de la provincia” indicó el presidente de Todos Juntos. En este tiempo de pandemia esa integración se tornó bastante difícil porque las clases se dieron de forma virtual con todas las complicaciones que eso implica.

“Todavía no tenemos las evaluaciones de las consecuencias de este tiempo ‘perdido’ pero seguimos trabajando para que estén incluidos” afirmó Carrillo. Es necesario que las instituciones educativas puedan hacer las adecuaciones necesarias para que los chicos puedan puedan seguir integrados con sus compañeros. “Se necesita además que se adecúen los contenidos que requieren para cursar los grados”.

Por lo general, “a los chicos discapacitados todo les cuesta el doble pero en este contexto y con esta coyuntura más todavía” remarcó. “Es mucho el trabajo de seguimiento que hay que hacer con cada uno. Hay que prestar atención a las individualidades. Es un trabajo muy artesanal”.

Para finalizar, Carrillo explicó que la asociación viene trabajando hace 30 años, brindando atención integral a personas con discapacidad intelectual. Indicó que están “esperando con muchas ansias la aprobación de la vacuna Moderna en el país y que empiecen a aplicarse a los menores de edad para que puedan seguir con una vida más o menos normal”.

Comparte: