Profesionales de la salud de todo el mundo advirtieron por las secuelas post Covid en personas que transitaron la enfermedad, describieron que en algunos casos quedan con alguna disfunción cardíaca, neurológica, pulmonar, u otras que les puede llevar algún tiempo superar.

Los especialista aseguran que el grado de las secuelas dependerá de la gravedad con la que se han cursado la enfermedad, siendo los pacientes de cuidados intensivos los más afectados.

En este contexto, una de las secuelas que podría dejar la Covid esta relacionada con la afectación cognitiva y sobre este tema dialogo con UnjuRadio, María Moya, Licenciada en Psicomotricidad, quien explicó que dentro del contexto de pandemia “son muchas las situaciones a nivel cognitivo que estamos viviendo y es importante que sepamos cuales son para poder tomar las medidas necesarias”.

Moya detalló que entre las afectaciones cognitivas que se ha observado en algunas personas que se han recuperado de la enfermedad, esta la denominada “niebla cerebral, que consiste en alteraciones para concentrarse y para focalizar el pensamiento”. “La persona se siente aturdida y se observan alteraciones en la memoria” agregó.

La “niebla cerebral” afecta la atención, la concentración, la memoria y la capacidad de almacenar y recuperar información.

“Estas afecciones no tienen que ver con la edad, sino que se están observando en la población joven también”, informó la especialista.

En este sentido, la profesional recomendó: “cuando comenzamos a sentir estos síntomas, debemos consultar al médico clínico para que nos derive a una persona capacitada para realizar un test cognitivo”.

Este test denominado MoCA (Evaluación Cognitiva de Montreal) “es una de las tantas estrategias que existen para evaluar las alteraciones cognitivas mediante el análisis de los dominios cognitivos como la memoria, el lenguaje, la atención, la concentración, las funciones ejecutivas y las habilidades visoespaciales”.

Es una prueba breve de 30 preguntas cuya aplicación lleva alrededor de 10 a 12 minutos y ayuda a evaluar las disfunciones cognitivas leves.

“Va a determinar si la persona presenta algún deterioro cognitivo, pero además deben hacerse más pruebas para corroborar el diagnóstico”.

El test se lo administra después de los tres meses y hasta los seis meses de haber cursado la infección.

“Cualquier persona, aunque no haya atravesado el covid 19 se lo puede hacer, porque la situación de pandemia también genero problemáticas como el estrés y pueden ser realizados en cualquier rango etario inclusive en niños” concluyó.

Comparte: