El 25 de Mayo de 1810 se conformó el primer gobierno criollo en el Cabildo de Buenos Aires de las entonces Provincias Unidas del Río de la Plata, que incluía a Paraguay, Uruguay y parte del territorio actual de Bolivia.

La mañana del 25 de mayo, una multitud se reunió en la Plaza de la Victoria, actual Plaza de Mayo, reclamando la renuncia del virrey y la anulación de la resolución tomada el día anterior. La gente en las calles demandaba: ¡El pueblo quiere saber de qué se trata!, mientras French y Beruti repartían escarapelas entre los concurrentes.

Cisneros se resistía a renunciar, y luego de mucho esfuerzo, los capitulares lograron que formalizase los términos de su dimisión. Representantes de la multitud reunida en la plaza solicitaron que el pueblo reasumiera la autoridad delegada en el Cabildo Abierto del día 22, exigiendo la formación de una Junta, que llegó luego de la renuncia de Cisneros, surgida de un escrito presentado por French y Beruti, que tuvo el respaldo de una gran cantidad de firmas. De esta manera es que se formó el primer gobierno patrio.

La Junta fue presidida por Cornelio Saavedra, secundado por Mariano Moreno, Juan José Paso, Manuel Alberti, Miguel Azcuénaga, Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Juan Larrea y Domingo Matheu. Se recuerdan las palabras de Saavedra:

«Con las más repetidas instancias, solicité al tiempo del recibimiento se me excuse de aquel nuevo empleo, no sólo por falta de experiencia y de luces para desempeñarlo, sino también porque habiendo dado tan públicamente la cara en la revolución de aquellos días no quería se creyese había tenido particular interés en adquirir empleos y honores por aquel medio. A pesar de mis reclamos no se hizo lugar a mi separación. El mismo Cisneros fue uno de los que me persuadieron aceptase el nombramiento por dar gusto al pueblo. Tuve al fin que rendir mi obediencia y fui recibido de presidente y vocal de la excelentísima Junta (…) Por política fue preciso cubrir a la junta con el manto del señor Fernando VII a cuyo nombre se estableció y bajo de él expedía sus providencias y mandatos».

Es por eso que esta fecha se considera el inicio del Estado nacional argentino, el cual marcaría el camino hacia la independencia del país.

Comparte: