Ezequiel Farjat, campeón nacional 1 vs 1 Pro Fight, que es ‘combate medieval’. Habla con UNJuRadio 92.9 de este deporte, que se practica con armas y armaduras reales de acero. En esta nota, el campeón explica sobre esta disciplina, y comenta experiencia desde sus inicios: “la exigencia de este deporte es sacrificada, con sobrecarga en la armadura de hasta 30 kilos, pero, la experiencia es increíble”.

El combate medieval, es un deporte de contacto pleno que emula (imita) los torneos que se realizaban en la Edad Media, sólo que, con un cambio de reglamentación para evitar muertes. Describió detalles que expresan lo que significa esta disciplina deportiva y dijo que consiste en diferentes modalidades y se practican con armas y armaduras reales de acero -de 3 milímetros de filo permitido- para qué sea más que nada de impacto y no traspase la armadura. El reglamento de la armadura es muy específico, los árbitros deben ver la historicidad y los espacios sin armadura para evitar una lesión letal. Por abajo de la armadura usan 7 capas de tela -gamezone- para amortiguar el golpe y para no cortarla.

Respecto a sus logros, el orgullo jujeño, Ezequiel Farjat, es parte de ALO (Asociación de Luchas Occidentales), donde oficialmente practica Combate Medieval. Ganó un torneo sudamericano, un torneo panamericano y es campeón nacional y luego mundial de combate medieval: “realmente es un sueño logrado”, manifestó.

En este contexto, relató que en sus inicios se dedicaba al fútbol. Ya en la provincia de Córdoba, como estudiante, decidió practicar una pasión oculta y empezó combate y boxeo. Luego encontró algo que combinó el mundo medieval con el combate. Aún recuerda que le mostraron la armadura y apasionado empezó a hacer combate medieval: “armé un club de cero, con un compañero, y no teníamos nada. Recién iniciados en el mundo del combate no teníamos un peso, éramos dos estudiantes que veíamos las peleas en Rusia, la Dynamo Cup, que es la más difícil de todos los torneos porque es con clasificatoria… Mi máximo ídolo fue mi árbitro. No me imaginaba que podía llegar a Rusia, aunque siempre fue mi objetivo”, comentó.

También recordó que para entrenar y sumar experiencias se anotaban en torneos y viajaban a competencias en Buenos Aires. Al llegar, se anotaban en 5 categorías y peleaban más de 8 horas al otro día. Dormían en a la intemperie, en auto y hasta en la terminal de retiro: “todo muy gasolero. La gasolina que teníamos era la proyección de llegar a lo más alto siempre, sino, no le metíamos tanta agarra”, enfatizó.

El campeón jujeño, trabaja hasta 11 horas como diseñador gráfico y es el único que entrena combate medieval en la provincia. Al respecto dijo qué su máxima proyección es difundir el deporte, armar un equipo jujeño que compita a nivel nacional. “Quiero que a Jujuy le vaya muy bien en el país. De Tucumán para arriba hay 30 equipos de combate medieval y 280 peleadores de combate. Es un deporte súper recomendado”, concluyó.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí