Claudia Salazar, miembro de la familia Salazar de Tilcara que se dedica a realizar las ermitas, en diálogo con UNJuradio 92.9, comentó acerca de su trabajo en la confección de las mismas e invitó, este Viernes Santo, a participar del Vía Crucis “para rezar y pedir a Cristo en este momento especial de pandemia que está viviendo la humanidad.” Esta celebración, suspendida el año pasado por la pandemia, retorna con algunos cambios y con medidas de bioseguridad.

Con esta expresión de arte religioso popular, más de una decena de familias, representan las 14 estaciones con cuadros que recrean diferentes escenas bíblicas que se colocan en distintos sectores del pueblo. Este año la procesión no se hará caminando. El recorrido se realizará en vehículo para evitar la aglomeración de personas.

Cabe destacar que la palabra “ermita”, según el diccionario etimológico, designa al lugar en que vivía un eremita (religioso que vive en soledad) al que también se acabó llamando ermitaño, a partir de ermita (capilla ubicada en un sitio completamente despoblado).

En primer lugar, Salazar manifestó que hace muchísimos años que están a cargo de las ermitas: “mis abuelos iniciaron esta hermosa tradición familiar que nos congrega principalmente para la Semana Santa y Pascua. Nos reunimos más de 50 personas en la casa de mis abuelos a diseñar, primero en un papel, luego en un cuadro y, por último, pegamos con engrudo las flores, semillas y hojas”.

En relación al diseño, sostuvo que el mismo es acorde a lo que se vive durante el año. “Como el año pasado no se hicieron por la pandemia, este año está referido, alegórica y metafóricamente, a la misma. Por ejemplo, Cristo estará representado en la cruz, que es un cardón, y dos personas que rezan al pie de ella,” indicó.

 

Los materiales que utilizan son flores secas: las Itatíes de diferentes colores (amarillo, blanco, rosado, fucsia, azul) y muchas flores silvestres, como el Aromo, que nos permite hacer el contorno de cada figura. Para lograr el detalle del cuerpo acuden al triguillo y al ladrillo molido para los cerros. “Semillas, hojas secas y verdes de los Álamos, que de un lado son plateadas y del otro verdes, para plasmar las piedras,” describió.

Finalmente, Claudia Salazar reveló que ellos no viven en Tilcara pero que van el miércoles para comenzar el jueves, desde las 8 de la mañana, a producir la ermita. “Esa noche, mi esposo que es el que hace el dibujo, junto con unos primos, confecciona el cuadro que es de 2 m por 3,5 m pero este año es chiquita (de 1,5 m por 2 m)” concluyó.

Comparte: