El estudio titulado “Evaluación del impacto de factores genéticos y ambientales sobre el riesgo de deterioro cognitivo inducido por la infección por SARS-CoV-2´ en una cohorte de adultos mayores de 60 años de la provincia de Jujuy”, comenzó el pasado 11 de enero y en simultáneo, en Buenos Aires y en otros 40 países.

La investigación prevé trabajar con 1000 personas mayores de 60 años recuperadas del coronavirus. Al respecto, el secretario de Salud Mental y Adicciones, Agustín Yécora sostuvo que “es posible que la enfermedad genere alguna alteración en el sistema nervioso central, que pueda ser causante de demencia, deterioro cognitivo, generación de trastorno de ansiedad, entre otras patologías”. En este marco, se intenta evaluar 6 hipótesis, donde una de ellas postula que “la infección por SARS-CoV2 tiene secuelas neuropsiquiátricas crónicas”.

Asimismo, se intenta determinar si “la gravedad de los síntomas respiratorios durante la fase aguda de COVID-19 está directamente relacionada con el daño al sistema nervioso central y, por lo tanto, la gravedad de la enfermedad respiratoria es una medida indirecta del riesgo de complicaciones neurológicas.

En cuanto a una hipótesis que tiene estrecha relación con Jujuy, dada la practica de la cultura del consumo de hojas de coca, se evalúa si “el coqueo resulta en estimulación leve del sistema nervioso central y puede reducir el riesgo de deterioro cognitivo (o reducir sus manifestaciones) en adultos mayores que han cursado una infección por SARS-CoV2”. También se evaluará si “el litio en bajas concentraciones en el agua de consumo actúa como neuroprotector y reduce el riesgo de deterioro cognitivo en adultos mayores que han cursado una infección por SARS-CoV2”

En cuanto a las otras hipótesis, postulan que “el litio en bajas concentraciones en el agua de consumo actúa como neuroprotector y reduce el riesgo de deterioro cognitivo en adultos mayores que han cursado una infección por SARS-CoV2” y también, se intenta comprobar si “el riesgo de deterioro cognitivo luego de la infección por SARS-CoV-2 es modificado según la herencia genética”.

Cabe agregar que, la recolección de muestras es mediante un análisis de ADN y se prevé el seguimiento a los 6, 9 y 18 meses posteriores al contagio con el análisis de la cognición y el comportamiento. Se espera que los primeros resultados se difundan a principios de 2022.

Las personas que deseen participar puede dirigirse a la sede del CEPAM en Alvear 1152 de la capital jujeña de lunes a viernes de 13 a 19 horas.

Comparte: