Organismos sanitarios internacionales y nacionales reiteraron que el consumo de soluciones de dióxido de cloro y de clorito de sodio supone un grave riesgo para la salud y no se recomienda su consumo en ningún caso y que además no existe evidencia científica de ningún tipo de que sea eficaz para el tratamiento o prevención de la COVID-19 ni de ninguna otra patología.

Sin embargo, luego de la polémica desatada por el fallecimiento de un hombre, después de que su familia obligara judicialmente a los médicos a aplicarle dióxido de cloro como tratamiento compasivo, el extraño debate acerca de la eficacia de este tóxico para el tratamiento de la covid 19 volvió a colarse en la agenda pública.

En realidad no se trata de discutir si debe o no utilizarse el dióxido de cloro o CDS, sino que la información de los organismos de salud es contundente: no debe usarse.

Los expertos señalaron en un documento del Foro de Sociedades Científicas, Organizaciones de la Sociedad Civil y Universidades, que “si bien entendemos la desesperación de los pacientes y sus familias ante la presencia de una enfermedad, sostenemos el principio de “no maleficencia” (“primum non nocere”: “lo primero es no hacer daño»): primero no dañar es un eje rector ante todo acto médico e implica no indicar productos sin evidencia científica.”

El dióxido de cloro es una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada, se usa como blanqueador y para descontaminar superficies industriales, ya que se asemeja a la lavandina o el cloro.
Su ingesta puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales según informan los comunicados de la Organización Panamericana de la Salud, el Ministerio de Salud y la Sociedad Argentina de Pediatría entre otros.

Asimismo la Anmat (Agencia Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Medica) recomendó a la comunidad no consumir productos que contengan dióxido de cloro o sustancias relacionadas (clorito de sodio, hipoclorito de sodio, lavandina) ya que “no hay evidencia científica sobre su eficacia y el uso de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos”.

Además recordó que “la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de este organismo para su comercialización y uso”.

El dióxido de cloro, o como se lo llamó “Suplemento Mineral Milagroso” lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer.

Las redes sociales e incluso algunos medios están colmados de personas que dan testimonio de su eficacia ante la desesperada búsqueda de la sociedad de una cura para el coronavirus.

Sin embargo se debe subrayar que esta sustancia es tóxica, que su uso está relegado únicamente a la desinfección de superficies y que la ingesta, inhalación o inyección de la misma puede causar problemas graves y la muerte.

En nuestro país se registraron casos de muertes relacionadas a la ingesta del dióxido de cloro: la muerte de un niño en Neuquén y de un hombre en Jujuy y dos intoxicaciones graves en Mendoza, a las que se le suma el reciente fallecimiento de un hombre en Buenos Aires.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí