Este proyecto de ley obliga a la industria de la alimentación a incluir en los envases de sus productos un etiquetado frontal con octógonos negros en el que advierta sobre los excesos de azúcares, sodio, de grasas saturadas y totales, y cantidad de calorías.

Entre otros puntos, este proyecto busca garantizar el acceso a una información clara, oportuna y veraz de los alimentos y bebidas envasadas destinadas al consumo humano; Fortalecer la libre elección como derecho de los consumidores; Fomentar el cuidado de la salud y el derecho a una alimentación saludable y responsable y Colaborar con la prevención de la malnutrición en la población; la reducción de enfermedades no transmisibles; Promover acciones educativas para la concientización sobre la importancia de una alimentación saludable y responsable e Impulsar la soberanía y la seguridad alimentaria.

El proyecto cuenta con media sanción del senado, fue aprobado por 64 votos a favor y 3 en contra; en estos momentos se encuentra siendo analizado en comisión en la cámara de diputados, en ese marco, Carina Salinas, Presidenta del Colegio de Nutricionistas de Jujuy señaló que “el rotulado de alimentos ya esta impuesto en el código alimentario argentino y es obligación que los productos tengan información nutricional, la característica del producto, el origen, la fecha de vencimiento y la denominación”. El objetivo que se busca es, ” advertir al consumidor a través de la información clara, precisa y visible en los productos en cuanto al contenido de nutrientes, azucares, grasas, sodio con el fin de que cada consumidor con esta información pueda tomar la decisión de adquirir o no el producto” explicó.

La nutricionista mencionó que el proyecto no ha caído bien en algunos sectores de la industria alimenticia porque exponer la información nutricional de sus productos podría provocar una baja en las ventas, en consecuencia Salinas les recomendó “modificar el producto y tomar como base la alimentación saludable y de esa forma disminuir la obesidad y el sobrepeso en la población infantil y adulta y también reducir las enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”. La profesional sostuvo que esta iniciativa no es nueva en el continente ya que son varios los países que “están usando este sistema de advertencia, nosotros nos vendríamos a sumar a ellos quizás un poco tarde pero nunca esta de más proteger como una medida de salud publica a los consumidores e informarlos”.

Por último Carina Salinas reiteró que “como consumidores tenemos el derecho a estar informados y eso es lo que viene a garantizar la ley”, además solicitó a los legisladores acompañar el proyecto porque se trata de un tema de salud pública.

Comparte: