El Colegio de Graduados en Antropología de Jujuy elaboró un protocolo denominado “Tratamiento Humanizado del Final de la Vida y Formas Aternativas de Despedida en Contexto de Pandemia por Covid-19”. El documento se fundamenta en la necesidad de establecer un protocolo en donde se contemplen de forma explícita las acciones a seguir por parte de las instituciones competentes en los casos de los enfermos terminales de distintas patologías, como así también las necesidades socio-culturales y espirituales que conllevan las instancia de despedida por parte de familiares, referentes y/o amigos de las personas fallecidas en el presente contexto pandémico.

Para la elaboración del protocolo se tuvo en cuenta las recomedaciones establecidas por la Red de Cuidados, Derechos y Decisiones en el final de la vida dependiente del CONICET y en la normativa nacional vinculada al acompañamiento a pacientes en estado crítico en el marco del DNU714/2020 sobre Distanciamiento Social, Preventivo, y Obligatorio y Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

Al respecto, el Dr. Federico Fernández, presidente de la institución señaló en UnjuRadio que el documento fue elaborado por un grupo de profesionales, la mayoría antropólogos, un profesional de la psicologia y también una abogada cuyo padre falleció recientemente por coronavirus. En ese marco detalló que “hubo una serie de demandas que llegaron al Colegio de Graduados en Antropologia desde distintos sectores preguntando si se podía hacer algo para acompañar al paciente en esta situación tan terrible y sobre todo lo que tiene que ver con la ritualidad mortuoria , es decir lo que conocemos como velorios. La pandemia vino a trastocar todo esto”. Además aclaró que el protocolo fue presentado al Rector de la Universidad Nacional de Jujuy, Rodolfo Tecchi y al Cómite Operativo de Emergencia que es quien va a evaluar y aprobar o no esta propuesta. “Esta pensando desde el aporte que podemos hacer nosotros desde las ciencias sociales a una cuestión tan dramática como la que estamos viviendo, situaciones terminales de vida no solo por covid sino gente que tiene otras patologías y que en este tiempo no puede despedir como lo hacia habitualmente a sus seres queridos, ese fue el trasfondo para la elaboración del protocolo” detalló Fernández.

Teniendo en cuenta la importancia y arraigo de estas nociones de orden social, cultural y religiosos vinculados a rituales mortuorios presentes en la provincia, el antropólogo brindó algunas formas alternativas de cómo despedir a un ser querido en este contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, “si es una zona rural, que sea en un lugar espacioso con el cajón cerrado, con todas las medidas de profilaxis, a distancia y que sea breve, pero que la gente vea el cajón aunque sea a la distancia. Si uno ve el cuerpo no hace el duelo y no hacer el duelo tiene un impacto social y cultural muy fuerte. En el caso que tenga servicio fúnebre que de una vuelta por la cuadra de la persona fallecida, que haya una despedida a la distancia, eso parecen cosas menores pero no lo son y no pueden estar sujetas a decisiones individuales, estas son algunas sugerencias y espero que el estado las contemple”.

A continuación se detallan otras formas alternativas de despedida que se encuentran en el protocolo:

Antes, durante y una vez declarado e informado el deceso de la persona, comienza el proceso vinculado con los rituales mortuorios de amplio arraigo en la población local. Llegado a este punto es necesario recordar que los cambios acaecidos producto del distanciamiento físico preventivo debido al actual contexto pandémico, no significan
necesariamente el borramiento de un profundo registro simbólico acerca del final de la vida y la muerte construido bajo determinadas pautas de organización social y cultural de larga tradición histórica en la región. Tales son los casos de las señales producidas por animales compañeros de naturaleza del difunto y su grupo familiar, las palabras y/o gestos de perdón y despedida, la preparación del cadáver con las ropas con las cuales se desea sea enterrada la persona, especialmente el calzado para caminar en el más allá (Chalco, 1999). Asimismo, resulta de suma importancia para muchos familiares la información referida al día y la hora de la muerte, esto debido en parte a la existencia de un eje temporal-espacial que involucra toda una serie de ritualidades ligadas a la memoria comunitaria y el despacho de las almas (Vilca, 2014). En suma, teniendo en cuenta la importancia y arraigo de estas nociones de orden social, cultural y religiosos vinculados a rituales mortuorios diversos presentes en la provincia de Jujuy, y debido a que la situación pandémica por la que atraviesa la provincia impide el contacto estrecho corporal entre la persona fallecida y sus allegados/familiares, se sugiere poner en práctica las siguientes recomendaciones como alternativas:

1) Explicar de forma clara y transparente a los allegados y/o familiares de la persona fallecida acerca de la imposibilidad del contacto directo sin protección adecuada para el trato con el cadáver, solicitándole a quienes se encuentren a cargo de la persona fallecida expresen diferentes modalidades para suplantar el contacto directo
por otro tipo de acciones indirectas (por ejemplo, fotografía del rostro de la persona a través de un celular, entrega de calzados para su colocación a la persona fallecida, ropas, objetos).

2) En caso de que la fallecida y/o fallecido cuente con un servicio de sepelio responsable del cortejo fúnebre, se sugiere consultar con los familiares y/o allegados de la persona difunta acerca de la posibilidad de realizar un recorrido en automóvil por el lugar de residencia (espacio barrial), con el objeto de que vecinos y allegados puedan despedir al difunto manteniendo las distancias y las normas de seguridad adecuadas para este tiempo de pandemia.
3) En caso de que la persona fallecida no cuente con ningún tipo de servicio fúnebre y además tanto la familia como los allegados íntimos del difunto residan en zonas alejadas o rurales, se sugiere que las máximas autoridades del lugar, sean políticas, administrativas, comunitarias, comunales, religiosas de estos parajes y/o localidades garanticen las medidas de seguridad correspondiente a través de un velatorio con cajón cerrado, breve, al aire libre, con distanciamiento físico y en un lugar visible para toda la comunidad.

4) Toda persona vinculada de forma afectiva con el paciente o difunto, deberá tomar conciencia de la posibilidad de contagio directo aun cuando se encuentre respetando y cumpliendo con las medidas de profilaxis exigidas en su momento. Ante esta situación y previo al acompañamiento de la persona afectada, se deberá declarar mediante carta de consentimiento informado o declaración jurada, que se asume completamente la responsabilidad personal y se libera de cualquier responsabilidad
al personal de las instituciones de salud, empresas de servicios funerarios, persona responsable de ambulancias, carrozas y otros medios elegidos para el transporte de personas fallecidas hacia el lugar de inhumación final.

Sobre los entierros
1) Con relación al entierro, resulta de suma importancia que los familiares y/o allegados íntimos de la persona fallecida, tengan acceso a información expresada en forma oral y escrita sobre el lugar preciso en donde el ataúd con el cadáver ha sido enterrado para poder llevar a cabo con posterioridad los rituales funerarios de despedida correspondientes.

2) Recomendamos que se implemente un mecanismo que posibilite en el momento del ritual funerario la presencia de un responsable directo, el cual, mediante un dispositivo tecnológico, pueda compartir el acto fúnebre como un proceso
necesario de despedida individual y grupal.

Comparte:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí