La información fue confirmada por Ariel Díaz, educador para la salud, responsable del Equipo de Diseño y Sostenimiento de Protocolos de Riesgo ante covid-19 que habló en UNJu Radio 92.9 sobre la capacitación que será realizada el próximo jueves 20 de agosto a las 19hs en el marco de una posible línea de voluntariado.

Sobre el tema se refirió: “Esta convocatoria lo que plantea es una línea de capacitación para los estudiantes, nosotros pensamos siempre en ir completando las fases de trabajo y la primera de ellas están vinculadas a una línea de capacitación, cuáles serían las posibilidades que tiene la UNJu con lo que viene desarrollando el Ministerio de Salud de la Nación, el poder brindar un aporte académico, científico y técnico, a través de alumnos voluntarios que vendrían a formarse en el marco de esta capacitación”.

Al ser consultado por el rol de los egresados, Díaz aseguró que los mismos estarían incluídos como formadores “hablamos de una capacitación para estudiantes y egresados en su calidad de formador de voluntarios, para que así sea posible esta estrategia de abordaje de covid-19 con el voluntariado desde diferentes líneas de trabajo”.

En la provincia de Jujuy, las cifras de contagios superan los cinco mil casos positivos, sobre los riesgos para los estudiantes que participarían en el voluntariado, Ariel Díaz aseguró: “cuando se habla de un trabajo de voluntariado para el fortalecimiento del sistema sanitario lo primero que se nos viene a la mente es que los alumnos van a salir a territorio, que los alumnos podrían hacer alguna técnica de rastrillaje, de identificación de casos”

“En realidad no es la única forma de trabajar, la UNJu quiere llevar como mensaje a toda la comunidad estudiantil, asegurando que tanto la Universidad como el Ministerio de Salud de la Nación vamos a cuidar a los estudiantes, es decir que nos vamos a asegurar que las líneas de trabajo no impliquen ningún riesgo. Para que los alumnos no se enfermen, vamos a trabajar en los protocolos para que sean serios, metódicos en cuanto a su aplicación diseño y sostenimiento, el voluntariado no necesariamente implica el abordaje en territorio, también hay otras áreas en las que se puede colaborar, un ejemplo es la carga de datos o el centro de atención telefónica”.

Sobre los pasos siguientes que realizarían desde la UNJu, Díaz adelantó: “nosotros hablamos de una capacitación para una posible línea de voluntariado, tiene que ser evaluado permanentemente para ver cuales son las posibilidades para que las condiciones de los estudiantes de la universidad podrían hacer alguna actividad de voluntariado”.

“Las diferentes actividades se van a ir evaluando a medida de que vayamos avanzando y que también vayamos viendo cuál es la cantidad de alumnos que están convencidos y desean realizar el voluntariado, también con los egresados y los docentes que pueden brindar un acompañamiento para que este proceso de formación no sea algo improvisado”

Por último Ariel Díaz se refirió al apoyo de los docentes, en especial los de la sede de San Pedro: “ayer tuvimos una reunión con los representantes del Ministerio de Salud de la Nación, era una primera reunión que la verdad que nosotros planteamos como primer grupo, para poder evaluar algunas estrategias y determinar de que manera se puede articular la estrategia que plantea el ministerio nacional y como articularlo con la curricula de distintas cátedras que tiene la UNJu”.

“Estuvieron presentes 54 personas, la verdad que superó la expectativa porque no esperábamos tener tantas personas conectadas, egresados, egresadas, algunos y algunas trabajan en el Ministerio de Salud, otros trabajan en el área de central telefónica, otros que trabajan en el Hospital, algunos están interesados en cumplir el rol de formador de voluntarios, algunos van a tener a cargo el diseño y evaluación de los protocolos en las diferentes facultades de esta universidad, estuvieron docentes de la cátedra de Residencia de San Pedro de Educación para la Salud”

“Ayer apenas terminó el conversatorio comenzamos a evaluar junto con ellos las posibilidades de generar las condiciones dentro de la universidad para que sea posible esta línea de voluntariado, en principio los docentes que más se sumaron fueron los docentes de la sede de San Pedro atendiendo a la necesidad de que fue declarada como zona roja el departamento de San Pedro, en este sentido los docentes, los alumnos y los egresados formaron parte de la estrategia y ver de que manera se puede colaborar desde la universidad”.

Comparte: