Ante la Asamblea Legislativa, y junto a su compañera de fórmula, Cristina de Kirchner, Alberto Fernández juró como Presidente de la República Argentina. El peronismo retoma el poder luego de 4 años.

Alberto Fernández asumió como nuevo Presidente de la Nación al frente de una coalición peronista con un Gabinete ya confirmado luego de recibir los atributos de mando se trasladó hacia la Casa Rosada junto a su equipo de ministros.

Manejando su propio auto, y acompañado de su pareja Fabiola Yáñez, Alberto Fernández llegó al Congreso antes del mediodía donde fue recibido por la saliente vicepresidenta Gabriela Michetti, y la entrante Cristina, además de Sergio Massa, actual titular de la Cámara de Diputados.

En una ceremonia presidida encabezada por Gabriela Michetti, Alberto Fernández finalizó su juramento con: “Que Dios y la Patria me lo demanden”. A su turno, Cristina también utilizó la misma fórmula de juramento.

Fernández recibió la banda y el bastón de mando de anos Mauricio Macri, quien de modo solmene cumplió con la ceremonia y luego se retiró del Congreso.

Acto seguido, el flamante Presidente inició su discurso ante la Asamblea Legislativa con un llamado al diálogo y al trabajo en conjunto con todos los sectores políticos, haciendo hincapié en la necesidad de reactivar la economía y atender a las necesidades de los sectores más postergados. “Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de un nuevo contrato social”, dijo.

En pos de “recuperar un conjunto de equilibrios sociales, económicos y productivos que hoy no tenemos”, subrayó la importancia de “superar el muro del rencor y el odio entre argentinos” así como “el muro del hambre, que deja a millones de hombres y mujeres afuera de la mesa que nos es común; y el muro del despilfarro de nuestras energías productivas”. “Estos muros, y no nuestras ideas distintas, son las que nos dividen”, afirmó, y agregó, alejado del discurso de la grieta: “No cuenten conmigo para seguir el camino del desencuentro”.

Fernández ratificó que el hambre será el primer aspecto a atender en su gobierno, así como la problemática de la deuda que tienen las familias o los pocos recursos que tienen los jubilados.

Comparte: