Así se refirió Claudia Ugarte, Técnica en Antropología e integrante del Área de Estudios Interdisciplinarios  de la Mujer y Género, quien estuvo presente en el cuadragésimo tercer programa de “Cátedra Abierta” transmitido por la 92.9 Radio Universidad y con la conducción de Héctor Espinosa y Selene Flores. Durante el desarrollo de la entrevista, la invitada charló acerca de los mitos fundacionales y cómo hoy siguen presentes en temas de opinión pública como lo es el debate por el proyecto de ley de Interrupción voluntaria del embarazo.

Un mito fundacional es el relato etiológico que explica y da sentido al origen de un rito, costumbre, creencia, filosofía o disciplina. Según sostuvo la entrevistada, pertenecemos a una cultura que está atravesada por determinados supuestos que definen un vínculo social entre hombres y mujeres bajo cuestiones pura y netamente biológicas, sin tener en cuenta otras posturas y cosmovisiones.

Por ejemplo, bajo los mitos fundacionales de la Iglesia antes era impensado que el voto femenino, la patria potestad compartida, el divorcio, el matrimonio igualitario o la identidad de género, sean consagrados como ley. No obstante, es innegable el rol ideológico que sigue ejerciendo en el día de hoy la Iglesia como institución, que, según la entrevistada “continúa imponiendo su posicionamiento sin debate alguno, persiguiendo y sancionando a quienes eligen apoyar la campaña por el aborto, legal, seguro y gratuito”.

Así pues, Ugarte cree que estamos en un momento propicio de la historia argentina donde debemos intercambiar, generar discusiones y poner en cuestión las distintas miradas. “Es momento de debatir, de dejar que las chicas y chicos se manifiesten, defiendan su postura, sin censura, sin castigo. Es momento de separar la Iglesia del Estado porque según nuestra Constitución vivimos en un país laico” expresó la entrevistada.

Esto es así ya que no hay un culto oficial en el Estado argentino. Ninguna religión tiene preferencia sobre otra, más allá de que exista uno o más cultos con una cantidad importante de practicantes y/o creyentes. La Constitución Nacional, la vida en democracia y la idea de libertad e igualdad, nos obligan a mantener una práctica de tolerancia religiosa y  sostener un mutuo respeto e igual trato en todo espacio y circunstancia.

La posición de la Iglesia Católica es entendible si se considera  que su doctrina tiene a la vida humana como lo más sagrado, como un regalo de Dios que debe ser protegido. Sin embargo oponerse a una realidad actual por un mero dogma es algo arbitrario según Claudia Ugarte ya que “todos los dogmas cuando dan por sentado una verdad absoluta, cierran los espacios de discusión”.

Para el cierre del programa, la integrante del Área de Estudios Interdisciplinarios de la Mujer y Género recalcó que: “las mujeres tenemos derecho a conocer y a decidir sobre nuestro propio cuerpo, a elegir con total libertad la sexualidad con la que nos identifiquemos y vivir plenamente felices”.

Comparte: