Fueron palabras de Fabian Cruz, referente de la comunidad “Coya taguasuyo” que trabaja con diferentes comedores en la provincia, entre ellos el comedor del barrio Belgrano con el nombre “Centro de Formación Anastasio Inca Intercultural y Bilingüe” y que en la actualidad atraviesa una grave situación ya que cuentan con un presupuesto para 120 pero al comedor asisten más de 200 niños.

Crédito de imágen: Cortesía “El Tribuno”

Comparte: