El presidente Alberto Fernández, acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, y por la directora Ejecutiva de PAMI, Luana Volnovich, anunció este viernes desde la Casa Rosada que solamente las ciudades de Bariloche (Río Negro) y de Puerto Deseado (Santa Cruz), permanecerán bajo Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), mientras que el resto del país continuará con Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO).

Sobre el coronavirus en Argentina, el mandatario explicó que en las últimas dos semanas hubo una clara mejoría tanto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) como en el país. “Lo que hemos verificado es que en las últimas dos semanas la cantidad de casos de contagios han caído sensiblemente, aproximadamente un 30 por ciento. si seguimos priorizando el distanciamiento social y los cuidados de los que siempre hablamos, podremos más rápido que tarde ir terminado esta etapa de la pandemia” enfatizó.

Si bien el Presidente consideró que “el trabajo focalizado que se realizó en 10 provincias ha rendido buenos resultados”, aclaró que de todos modos “el trabajo no ha concluido”. “Todavía tenemos por delante un trabajo de cuidado cierto y la pandemia está lejos de haber sido erradicada”, afirmó.

También indicó que está “siguiendo con atención lo que pasa en Corrientes y Chaco, donde hay un crecimiento de casos producto de una mayor cantidad de testeos.

Por otra parte, Alberto Fernández adelantó que espera que entre enero y febrero puedan vacunarse a 10 millones de personas. “Estamos trabajando, bajo al conducción del ministro de Salud y yo mismo estoy participando, en el Comando Estratégico de Vacunación viendo cómo construir junto a los gobernadores la infraestructura necesaria para poder pensar en vacunar a todas las personas de riesgo entre los meses de enero y febrero, de modo tal que al llegar marzo, cuando el otoño llegue, toda la población en riesgo esté inmunizada a través de las vacunas”, indicó. En ese sentido, detalló que el plan de vacunación busca alcanzar en primera instancia al personal sanitario, al personal de seguridad y de las fuerzas armadas, al personal docente, a las mayores de 65 años y a quienes presenten enfermedades de riesgo.

“El total de personas que deberíamos vacunar entre enero y marzo es de 13 millones de personas, alrededor del 25 por ciento de los habitantes de la Argentina. Si logramos ese objetivo, podremos enfrentar la segunda ola de tal modo que quienes tienen factores de riesgo estén inmunizados al momento de llegar al otoño, ese es el propósito del Comando”, señaló.

El presidente mantuvo esta tarde -viernes- una reunión virtual con gobernadores y gobernadoras para evaluar la situación sanitaria con respecto a la pandemia de coronavirus en las distintas provincias.

Participaron Axel Kicillof (Buenos Aires); Horacio Rodríguez Larreta (CABA); Raúl Jalil (Catamarca); Jorge Capitanich (Chaco); Mariano Arcioni (Chubut); Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Valdés (Corrientes); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Gildo Insfrán (Formosa); Gerardo Morales (Jujuy); Ricardo Quintela (La Rioja); Rodolfo Suárez (Mendoza); Oscar Herrera Ahuad (Misiones); Omar Gutiérrez (Neuquén); Arabela Carreras (Ríos Negro); Gustavo Sáenz (Salta); Sergio Uñac (San Juan); Alberto Rodríguez Saá (San Luis); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Omar Perotti (Santa Fe); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Gustavo Melella (Tierra del Fuego); Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Ziliotto ( La Pampa).

Durante el encuentro, Alberto Fernández les solicitó a todos los gobernadores y las gobernadoras que “se sumen porque es ese el esfuerzo que tenemos que encarar ahora”, y pidió: “No hay que relajarse porque ya vimos lo que pasó en Europa”.

Comparte: