Sebastian Cuattromo, presidente de la asociación cívil Adultos por la Infancia , asociación que a nivel nacional nucléa a personas que sufrieron algún tipo de abuso sexual en su vida, habló con Unjuradio para contar su historia y se refirió a los objetivos de la asociación y el mensaje que llevan a distintos lugares . Señaló que el abuso sexual en la infancia es algo que sucede en todo el país y en todo occidente.

“Nosotros somos un colectivo integrado por adultas y adultos que fuimos víctimas de abuso sexual en algún momento de nuestras vidas y que somos protectores de niños y niñas en el presente. A este delito lo sufren 1 de cada 5 y adolescentes, quiere decir el 20% de la población y muchas veces sucede a nivel intrafamiliar, es un delito que se dá en todos los sectores sociales , culturales y económicos “, dijo Cuattromo, quién señaló que lamentablemente este es un tema que no tiene la presencia que tendría que tener en la agenda pública , en el debate colectivo . Según expresó esto sucede porque vivimos en sociedades profundamente adultocéntricas : “no haya nadie más subordinado y subalterno y vulnerable que la infancia y sus derechos y esto lleva a que las tremendas injusticias, donde hay abusos de poder en prejuicio de la infancia pasan invisibilizadas”.

Cuattromo se refirió a la situación de abuso sexual de la que fue víctima “En mi caso, mi experiencia es haber sufrido el delito cuando tenía 13 años . Mi agresor fue un docente y religioso católico del colegio al que asistía como alumno de la ciudad de Buenos Aires en el Colegio Marianista, y recién más de 20 años después, tras una larga odisea llegue a contar lo sucedido y logre llevar a un juicio oral y público a mi abusador por el delito de corrupción de menores con reiteración calificada, hice pú blica mi historia con la sociedad través de distintos medios periodísticos para poder trascender con la convicción de que no era una cuestióin privada y personal sino que era algo de interés público social y cultural. Yo sobrelleve en silencio durante 10 años mis abusos, a lo largo de toda mi adolescencia y primera juventud y esto porque sentía una carencia de vínculos confiables con personas adultas, ni a mi familia, dónde era hijo, nieto, sobrino ni en el colegio donde era alumno y víctima , en la sociedad adulta no encontré ningún adulto que me hiciera sentir confianza como para poder compartir y pedir ayuda sobre lo que estaba sufriendo, tampoco tuve un contexto que me permitiera sentir que podía expresar y compartir mis emociones y mis sentimientos”, djo.

Por eso desde lo vivido y desde la experiencia compartida con otras víctimas de abuso que integran la asociación Sebastían hace hincapié en la educación sexual , en la importancia que debe tener la ley de educación sexual integral que a pesar de que fue sancionada en el año 2006 , todavía a 14 años de su sanciones están muy lejos de ser una realidad en todas las escuelas del país.Cómo Debería ser en todas las escuelas del país . ” Es fundamental que los chicos y chicas tengan contexto donde puedan trabajar sus emociones sus sentimientos y puedan compartir lo que les pasa y además si las docentes estuvieran capacitados en educación sexual podrían ver y escuchar lo que se manifiesta no necesariamente con palabras, porque el abuso se manifiesta a través de los modos de relacionarse , de los juegos , las actitudes . Los chicos y las chicas lo gritan, pero como adultos pero no sabemos ver ni leer y no damos la posibilidad para que esto suceda”.

Cuattromo destacó que desde hace años uno de los espacios que tienen desde la asociación es el encuentro solidario de pares, que en contexto de pandemia , realizan este encuentro todos los sábados a las 3 de la tarde ” vemos allí , qué personas de las más diversas generaciones, de las más diversas historias sociales, tenemos compañeros de más de 80 años que recién ahora pueden poner en palabra el abuso que sufrieron en la infancia, generamos un contexto empático solidario al compartir y al escuchar y reconocerse en los testimonios de los pares , de las compañeras y compañeros que sufrió este tipo de abusos, es como que se empieza a desarmar esas mochilas de vergüenza, de culpa de autorecriminacion, de pensar que uno o una era una loco que padecía y sufría tal o cual cosa, es lo que logra. Pero se necesita una comunidad formadora y posicionar a los niños y niñas como sujetos de derecho, reiterar que no hay nadie más vulnerado en sus derechos, son los que menos se tienen en cuenta . Es un gran desafío colectivo de Argentina , ya que se sostienen que es el delito más impune de la tierra dedicada mil abusos , 999 quedan impunes.”

Finalmente invitó a quienes quieren contactarse con la asociación pueden hacerlo al número 011 15 6972 9541, o en las redes sociales los encuentran como Adultos de la Infancia . “Si queremos construir una sociedad que ponga la infancia y a sus derechos en un lugar de máxima importancia, si lo hiciéramos colectivamente, nosotros no tenemos dudas que estaríamos construyendo un país o mundo distinto y superador del actual.

Comparte: