Según el último estudio de opinión de la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC) determinó que el 78% de las pequeñas y medianas empresas están a favor de implementar un gravamen a las grandes fortunas.

Se hizo oficial la presentación en el Congreso del tan demorado impuesto a la riqueza. Desde el inicio de la pandemia del coronavirus se había planteado desde el Frente de Todos alguna posibilidad de implementar un gravamen a las grandes fortunas, por única vez, para paliar los efectos de la crisis en una ya alicaída economía argentina.

Al respecto, desde la Asociación de Empresarios Nacionales (ENAC) realizaron una encuesta entre 460 empresas de 22 provincias para identificar a los sectores afectados y dimensionar el impacto empresarial de la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional.

Aunque un 17,4% de las pymes no apoya la iniciativa y un 4,3% está indeciso, un 46,8%, es decir, 1 de cada 2 pymes no solo apoya el aporte extraordinario a las grandes fortunas sino que consideran que debe ser un impuesto permanente.

Por otro lado Enac analizó que “el Congreso de la Nación sancionó una nueva moratoria que incluye las deudas a regularizar hasta Junio del 2019”.

Y aprobaron la iniciativa al entender que dio “por cumplido el pedido de un amplio sector empresarial castigado duramente tanto por la gestión del gobierno de Mauricio Macri 2015-2019 como la Pandemia y el ASPO”.

Comparte: