Fueron palabras de Cesar Daniel Fernández, Obispo de Jujuy, que brindó en UNJu Radio 92.9 un mensaje relacionado con la conmemoración del día del Santísimo Salvador que se celebra cada 6 de agosto.

Sobre el tema se refirió: “queremos llegar con un mensaje de esperanza aprovechando la fiesta del Santísimo Salvador, patrono de nuestra Tacita del Plata y de aquí de la diócesis de Jujuy porque el Salvador es mirar a Jesucristo resucitado, aquel que venció a la muerte, atravesando la muerte, resucitó a una nueva vida, es nuestra fuente de esperanza”.

“En este tiempo de pandemia necesitamos primero las fuerzas y la esperanza para poder nosotros no bajar los brazos, cuidarnos en todo aquello que nos piden que hagamos por nuestro bien y el de las personas que queremos y por los demás en general, para eso necesitamos también fortalezas, necesitamos fortaleza para salir en auxilio de los demás, para ver a quién realmente puede estar cerca mío y puedo dar una mano, aquel abuelo que está solo, aquella abuela que necesita que le hagamos un servicio, aquel otro que está tal vez más bajoneado, para ver como me comunico, como puedo llegar a esa persona, todo esto representa un gran desafío, supone la creatividad que cada uno de nosotros pueda tener para tratar de ser una buena persona en este momento para los demás” aseguró el Obispo.

También se refirió a la tarea que realizan los trabajadores de la salud: “Queremos llegar con una palabra de aliento para todos los que en este momento están sufriendo y también para los que nos cuidan, pensando en el enorme sacrificio que están realizando quienes están en la primera línea, arriesgando incluso su propia vida para cuidar a los demas, es un ejemplo hermoso de lo que llamamos vocación, es decir un servicio que se hace porque se siente llamado desde dentro a cumplir una misión y esa misión y esa vocación es al servicio de los otros, eso es lo más hermoso de la vida, tratando de servir a los demás”.

“Les deseo en este día a quiénes tienen fe y a quienes no que podamos cada uno desde nuestra creencia hacernos, fuertes para poder librar esta batalla y ojalá que cuando terminemos toda esta lucha, el mundo haya aprendido algunas cosas y los hombres hayamos aprendido algunas cosas para reconstruir con cimientos más justos, cimientos mas distributivos, más cuidadosos de la madre tierra, cuidadosos del prójimo, solidarios y justos con las necesidades de los demás”.

Comparte: