La llegada de la pandemia al pais implicó que se suspendieran las clases presenciales prácticamente al inicio del ciclo lectivo 2020 en todo el territorio nacional. Esta situación inesperada trajo consigo profundos cambios en el ámbito social, laboral, económico y por supuesto en el educativo. El vinculo presencial docente – estudiante como lo conocíamos ha quedado en el pasado (por ahora), ha sido reemplazado la virtualidad que establece una nueva forma de relación entre el uso de las coordenadas de espacio y de tiempo, es un tipo de aprendizaje a distancia, desarrollado con el apoyo de las nuevas tecnologías de la comunicación (Internet, computadora y sistemas de información). El cara a cara fue sustituido por la pantalla de una computadora o un celular, las hojas se han transformado en el formato PDF, ya no hay timbre ni recreo, el horario de entrada y salida ahora fue reemplazado por Conectado y Desconectado, la comunicación es fluida mientras haya una buena conexión de internet. La pregunta es: ¿Estábamos preparados para estos cambios?, ¿Hay un acceso igualitario a estas nuevas herramientas tecnológicas?

En este contexto, la Secretaria Adjunta del CEDEMS, Gabriela Giagante, explicó en UnjuRadio “que la pandemia dejo al descubierto la desigualdad que tenemos en la provincia en cuanto a las herramientas tecnologicas no solamente para los estudiantes sino también para los docentes”. Señaló que el ámbito educativo “no estaba preparado” para afrontar esta nueva normalidad impuesta por el coronavirus.

“En un primer momento cuando estuvimos en fase uno era todo nuevo, hacia dos semanas que habían comenzado las clases en los tres niveles, la relación con los alumnos y padres fue escasa” detalló Giagante, “en la primer etapa fue ver quien podía conectarse, que herramientas íbamos a utilizar y con que elementos contaban los estudiantes en sus casas, la mayoría lo hace a través del celular”, aclaró que aún hay alumnos que no cuentan con la conectividad necesaria para poder realizar las tareas escolares o la consulta con el docente.

“En esta segunda etapa – de la cuarentena – esta problemática se profundizó porque veníamos con los que no nos pudimos conectar nunca y aparte hay lugares donde por la distancia no se pudo acercar la cartilla que mando el Ministerio así que tenemos un numero considerable de alumnos a los que no se pudo comunicar” afirmó la Secretaria Adjunta del Cedems. El aislamiento social estricto impuesto por el COE debido a la delicada situación epidemiológica en la provincia ha profundizado las relaciones intrafamiliares que a su vez influyen en la relación alumno- docente, “nosotros notamos hasta el momento la desigualdad y esto ha empeorado porque la preocupación de la familia no es la misma que tenia al principio, entonces ahora el docente paso a ser un contenedor psicológico y emocional de la familia”.

Comparte: