La médica Eugenia Araoz, fue la primera paciente con coronavirus del sistema de salud, en diálogo con UnjuRadio compartió su experiencia durante el aislamiento y pidió a la comunidad extremar las medidas de prevención y aseguró “aquí no hay culpables, cualquiera se puede contagiar”.

Al iniciar su relato, la médica indicó que los factores de contagio son “muy variables y todos están en estudios. Hoy nos dicen una cosa y mañana nos dicen otra. Al día de la fecha todavía no se pueden determinar cuáles son los factores que influyen y cuales no al momento de producirse el contagio. Yo tuve un caso asintomático, es decir con síntomas leves, empecé con dolor de cuerpo, leve febrícula pero no encajaba en los síntomas de casos sospechosos. En el Ramal 2 no había casos, yo vivo en Libertador pero trabajo en Fraile Pintado, así que yo tampoco lo sospeché. No había casos en la zona, salvo el camionero que falleció y cuyos contactos estrechos dieron negativos. Por insistencia de mi esposo solicité hacerme el test, mi colega accedió a hacermelo por ser personal de salud. Tenía cansancio, sueño, decaimiento, pero no me imaginaba que era coronavirus”.

“El 21 de junio me hicieron el hisopado y tres días después me dieron el resultado. Fue como un balde de agua fría, el miedo a lo desconocido y el temor por mi familia me llenó de angustia. No fuí a trabajar los días que había sentido mal, pero conviví con mi familia normalmente desde un lunes hasta un viernes cuando me dieron el resultado del test. Tuve síntomas leves, pero tuve mucha angustia por tener que irme lejos de mi familia. Al quinto día de la confirmación me doy cuenta que había perdido el gusto, no sentía ningún olor ni sabor. Me pasaron un algodón con alcohol y no sentía nada, tomaba té y para mí era agua caliente, lo mismo la comida. Tras 5 días fui recuperando el gusto y el olfato” detalló.
“Cuando estuve internada les decía que si había pacientes que tenían las condiciones para estar cerca de su domicilio iba a ser mejor, yo estuve 10 días en San Salvador, en el hospital de campaña en el Hospital San Roque hoy por suerte hoy son otras las medidas y puedo estar aislada en mi casa. Después de 10 días me hicieron los dos hisopados de control y me pudieron traer de nuevo a Ledesma, pero de todas formas sigo en aislamiento. En un principio me dijeron que eran 14 días más, ya que me dieron el alta hospitalaria y tengo que esperar la otra alta que es la definitiva. Yo sigo aislada en una habitación en el fondo de mi casa”, indicó respecto a los días de aislamiento.

“No tengo idea donde me pude haber contagiado, yo falte a trabajar cuando me sentía mal pero la semana anterior estuve atendiendo a muchos pacientes, ya que somos un nodo. Pero mis compañeros ninguno se contagió. Dentro de nuestras posibilidades nos cuidábamos con barbijos, desafección de manos. Nosotros como somos un puesto de salud no usábamos el EPP completo, porque se infiere que no teníamos riesgo de contagio. Es como que se enferma el que puede no el que quiere”, señaló.

La médica indicó que al estar en contacto con otros colegas pudo conocer que en la provincia de Jujuy son muchos los pacientes asintomáticos que son el mayor riesgo porque no tienen ningún indicio de que están con el virus.
“Da mucho miedo y eso que nosotros que trabajamos en salud tenemos más herramientas para comprender, pero igual lo desconocido da mucho temor. Lamentablemente hay que pasarlo, sabemos cuáles son las medidas de prevención y debemos cumplirlas con todos los pequeños detalles. Si salimos a la calle ver de no tocarnos la cara, no tocarnos los ojos. En realidad no se conoce mucho y todo los días se cambian las consignas”, dijo.

En cuanto a la atención médica que recibió en los 10 días que estuvo en el hospital de campaña, dijo que “la atención es mínima, hacia frío y la comida es buena. Cuando ingresé el hospital San Roque tuve seguimiento más específico, pero al ser pacientes asintomáticos no necesitamos grandes medicamentos sino esperar la evolución y ver que no se complique”.

Sobre la discriminación que suelen sentir las familias que padecen el virus dijo “No sentí discriminación ni yo, ni mi familia, no tuvimos ningún inconveniente. Si se puso en duda que yo podía haber ido enferma a trabajar. Pero no fue así, y de hecho todos mis contactos dieron negativos. Sí se siente la presión de la gente de querer encontrar el culpable donde no hay culpables, por suerte no tuve tanta carga viral por lo que no contagie pero hay otras personas que si la tienen y hay que entender que aquí no hay culpables”.

Comparte: