Daniel Juárez, ex jugador de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, habló de su presente como entrenador y del traspaso de su hijo a Unión de Santa Fe.

Al respecto, sostuvo “cuando uno inicia la carrera de técnico primero empieza tratando de conseguir su primer equipo para hacer las armas y después la vida te va llevando a distintos lugares”

En ese sentido, Juárez destacó “dirigí en Tabacal, donde deje de jugar, después hice el rol de técnico, volví por Tiro y Gimnasia, dirigí  ahí un buen tiempo y después me surgió la posibilidad de irme a Bolivia, a Bermejo, y ahora estoy ahí, gracias a Dios las cosas me fueron sucediendo de la mejor manera así que contento”.

“El objetivo principal a hora es tratar de ascender en Bermejo a primera división”, añadió.

Al hacer referencia a su carrera como futbolista, Juárez recalcó “cuando uno se pone a pensar lo que vivió en el fútbol uno analiza, a esta altura hace un balance de lo que dejó el fútbol, en lo personal he resignado un montón de cosas. Es lo que uno eligió. He conseguido casi todo lo que me he propuesto como jugador, llegar a primera, consolidarme. No es fácil haber conseguido títulos de ascenso, después irme a jugar afuera. Si algo me quedó pendiente que no se dio fue terminar la carrera donde uno inicia, que hubiese sido hermoso terminar la carrera en Gimnasia”.

Consultado por su hijo, el ahora ex jugador del “Lobo” jujeño, expresó “de Daniel son sensaciones encontradas, porque verlo con la camiseta de Gimnasia en primera es algo inigualable, porque la verdad que mí ha sido lo más grande. Ahora le salió lo de Santa Fe y la verdad que contento por él porque es chico y que haga un paso de esta magnitud es importante para su carrera”.

Comparte: