Tenemos una mirada crítica desde la Universidad y con ella, todos los actores que la componen aportan conocimiento desde la experiencia en docencia, investigación y extensión. Por ello, es obligación nuestra sugerir a los colegas comunicadores sociales y periodistas de la provincia de Jujuy variantes a tener en cuenta para informar acerca de conceptos, palabras, situaciones que se nos presentan a la hora de producir una noticia que la ven, escuchan y leen un público creciente desde que comenzó la pandemia por Covid-19 en nuestro país.

Desde UNJu Radio y ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, hoy en Fase 1, tenemos la obligación de continuar informando a nuestros lectores y oyentes de la emisora. No fue fácil, no estábamos preparados pero no dejamos ni siquiera un día de brindar el servicio de informar el desarrollo de los temas en agenda. Además, se sumaron las clases radiales dictadas por los mismos docentes a través de la radio, programas radiales y textos informativos conducidos por investigadores y docentes de institutos de investigación de nuestra universidad para desarrollar temas muy puntuales de políticas de salud, economía, lo social, educativo y las diferentes áreas de estudio que conforman las unidades académicas de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu).

Había que promover el teletrabajo en el personal de UNJu Radio y eso se fortaleció por el conocimiento de los trabajadores para hacer uso de las herramientas tecnológicas y continuar con las entrevistas y columnas por parte de investigadores, docentes, las autoridades de nuestra universidad, profesionales en gral, funcionarios, sindicalistas, etc, la diversidad y pluralidad de voces siguen presentes.

Hoy más que nunca, resulta fundamental informar a la población acerca de los riesgos para la salud que puede representar Covid-19 así como las medidas que puede tomar para protegerse resulta clave para reducir las probabilidades de que las personas se infecten y para mitigar la propagación de la nueva enfermedad por el coronavirus 2019.

Si se facilita información precisa, pronta y frecuentemente de forma que las personas entiendan y sea a través de canales confiables, la población podrá tomar decisiones y adoptar comportamientos positivos para protegerse a sí mismas y a sus seres queridos de enfermedades como COVID-19.

La información oportuna y basada en evidencia es la mejor vacuna contra los rumores y la desinformación.

Se debe informar a las personas cuando se reporten casos importados, luego si hay transmisión secundaria (casos de contactos locales a partir del caso importado), o después si llega a haber transmisión en la comunidad (casos locales sin vinculación a viajeros), o también brotes y finalmente una posible transmisión generalizada/sostenida.

LA INFORMACIÓN FRENTE A LA DESINFORMACIÓN

La información es el primer recurso que permite a la población tomar decisiones informadas para cuidar su salud y prevenir rumores y desinformaciones.

Según ha declarado la OMS, el brote de COVID-19 y la respuesta correspondiente han estado acompañados de una infodemia masiva, es decir, de una cantidad excesiva de información ‒en algunos casos correcta, en otros no‒ que dificulta que las personas encuentren fuentes confiables y orientación fidedigna cuando las necesitan. En la era de la información, este fenómeno se amplifica mediante las redes sociales, propagándose más lejos y más rápido, como un virus.

UNA BUENA HISTORIA PARA INSPIRAR LA MANERA CORRECTA DE ACTUAR

Los periodistas tienen el poder de contar historias e inspirar a las personas a actuar de manera colectiva y positiva.

Aquí van algunas sugerencias para periodistas que cubren la pandemia de la COVID-19 sobre los temas, el enfoque y el tipo de cobertura que pueden desarrollar:

Infórmese bien para comunicar el verdadero riesgo de manera efectiva y comprender cómo su público percibe el riesgo de la COVID-19. La percepción es muy individual.

Asegúrese de informar en forma efectiva el grado del riesgo para la población de manera de promover el cambio de comportamiento o las actitudes necesarias para que se adopten las medidas de protección recomendadas.

Traduzca la jerga técnica para su público. Los especialistas y funcionarios de salud pública suelen expresarse en términos extraños para el público general. Incorpore un glosario o aclare al público ciertos conceptos (como aislamiento, cuarentena y transmisión comunitaria), para asegurar que se comprenda el mensaje.

En cuanto a la ética. Las personas sobre las que informa tienen derecho a la privacidad y la confidencialidad. Se debe respetar su privacidad. Si se revela su identidad, pueden ser estigmatizadas. Se debe obtener consentimiento firmado de los pacientes y las personas afectadas que quieran utilizar en sus historias, sobre todo cuando se utilizan sus imágenes en fotografía o video.

FUENTES CONFIABLES

Las sugerencias que brindamos para comunicadores sociales y periodistas son materiales de comunicación y pertenecen a la Organización Panamericana de la Salud (afiliada a la Organización Mundial de la Salud). Un glosario sobre brotes y epidemias, se trata de un recurso para periodistas y comunicadores: www.paho.org/arg/coronavirus. Un documento que contiene consejos para informar, una guía para periodistas publicado en abril del 2020: disponible en https://www.paho.org/es/documentos/covid-19-consejos-para-informar-guia-para-periodistas. Existe también una explicación completa para entender la infodemia y la desinformación en la lucha contra la Covid-19.

Apoyo en Redes Sociales: Google lanzó una alerta SOS para búsquedas relacionadas con el coronavirus.

Si se introduce el término coronavirus en la función de búsqueda en Facebook, el primer resultado alienta a consultar la web de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Comparte: