El día de hoy, vamos a hablar sobre los mitos o formas de ocultamiento. Quería compartir con ustedes una canción, un pedacito de canción, qué tiene que ver con un contexto histórico específico, la dictadura militar en la Argentina, la dictadura sangrienta, la dictadura que hizo qué cantidades de jóvenes, sean desaparecidos.

Este pedacito de canción que se llama “Que Se Vayan Ellos”, de Piero, la retomo por dos cosas, por el tema de la violencia, monopolizada por las fuerzas represivas de la dictadura. Hoy estamos en democracia pero también tenemos que hablar del tema de la violencia, y por el otro lado y vinculado a esto, por el concepto de libertad, que también allí en esta canción se expresa. Entonces voy a compartirles este pedacito de canción y luego vamos a ver el concepto de mitos y vamos a ver cómo podemos pensar esta violencia que hoy nos está conmoviendo.

Que Se Vayan Ellos (de Piero)

Hoy tengo nublada la sonrisa
País de cielo, país de tiza,
Piden las paredes libertades
La calle espera, la gente sabe.

Es que hay un juramento y hay silencio
Y hay un hombre amor que resucita
Somos territorio de violencia
Mi pueblo habla, mi pueblo grita. Bis

¡Basta de muerte basta!
Basta de morir, morir, morir
Que se vayan ellos
Que se vayan ellos
Los que no dejaron
Nacer y vivir
Que se vayan ellos
Que se vayan ellos
Los que encarcelaron
Los que torturaron
Los que te mataron
Que se vayan ellos
Que se vayan…

¿Por qué traer este pedacito de canción que hizo Piero en la década del ’70?  Porque estaba hablando de la muerte institucionalizada, la muerte como fuente de la muerte explícita en la aniquilación del otro en el mismo estado y la necesidad que expresa a través de esa crítica de la vida cotidiana en esta canción, la necesidad de libertad, la necesidad de poder nacer, de poder vivir y la necesidad de recuperar la libertad, no solamente la libertad de aquellos que fueron secuestrados o detenidos, para que pudieran recuperar la libertad. Porque ustedes saben que de esa dictadura tenemos 30 mil desaparecidos que nunca más tuvieron la posibilidad de recuperar esa calle, de hablar, de cantar.

“Basta de muerte” ¿Por qué volver para otras décadas? Porque somos seres históricos y porque vemos que a pesar de que hemos recuperado la libertad democrática, votamos en las elecciones, sigue el silencio,  sigue la muerte y siguen junto con ello, representaciones sociales (ideas) que se nos imponen cotidianamente a través de los medios de comunicación, a través de la selección de contenidos cuándo vamos a las escuela primaria, secundaria y universitaria, siguen existiendo ideas que van sosteniendo el silencio, impidiendo reflexionar sobre las causas profundas de nuestras diferentes formas de violencia actual.

Un silencio que aturde, un silencio que tiene un sonido casi estruendoso a pesar de ser silencio, porque pasan cosas como las muertes cotidianas de seres queridos por la droga, de seres queridos por la violencia conyugal, de seres queridos que no tienen que comer, de seres queridos que no pueden sostener la vida, ya no porque haya una dictadura que los masacra, sino porque el sistema capitalista nos está masacrando.

Para recuperar el tema y después presentarlo en términos de formas de ocultamiento, pero también para presentarlo en relación a las posibilidades de algunas situaciones que están tan naturalizadas que no las podemos pensar, voy a tomar a mi querida  Mirta Videla que escribió “Credo por la Ternura en Tiempos de Violencia” y voy a leerles fragmentos del texto que para mí es muy hermoso:

“La violencia es un disparo certero al desarrollo latinoamericano, pero a la vez sus enormes desigualdades sociales son parte del combustible que lo nutre, acelerando la criminalidad irracional hacia dentro y hacia fuera….” Y dice algo premonitorio porque usa la palabra que hoy está tan presente en nuestra vida cotidiana. Dice “…para ello deberíamos superar la pandemia del analfabetismo sentimental o la oligotimia (oligo=insuficiente, timia= aliento o animo) afectiva, como señalan algunos autores, se trata de una desvalorización de afectos personales sobre todos aquellos pertenecientes a la deliciosa estética de la intimidad cotidiana. Es verdad que vivimos en una sociedad huérfana de trascendencia de espiritualidad, de conciencia emocional, de respeto y de honra hacia los demás”.

Entonces la propuesta que hace Mirta Videla es esta:

“…la convocatoria hacia la ternura no es un contenido vacío acerca de lo diminutivo, aniñado o pueril sino algo muy diferente. Es necesario sustraer a la ternura de la concepción empalagosa, para trasladarla a la esfera de la sensibilidad colectiva, a la vez que liberarla de los ríos de sangre con que la ahogan los noticieros y periódicos con sus reportes cotidianos de la brutalidad circulante”

Sin querer se presentó la música de nuevo y la voy a dejar porque es parte  de lo que nos pasa cuando estamos en nuestra casa, el imprevisto aparece y no quiero cortar, me parece interesante que esté ahí, en la desprolijidad de la vida cotidiana y de mi vida cotidiana, porque es así, no somos aparatos, no somos máquinas, somos seres humanos y los seres humanos sentimos lloramos, nos angustiamos, nos reímos ,nos alegramos, trabajamos con otras y otros, nos encontramos en mates, nos encontramos en miradas, nos encontramos en comidas y todo eso hacia la vida cotidiana, al placer que vivir y a lo terrible de que nos están prohibiendo los encuentros y  no me estoy refiriendo a la cuarentena, porque nos están restringiendo, limitando y poniendo en tela de juicio los encuentros permanentemente. Y esto es antes de la pandemia, antes de la cuarentena, no tiene que ver con esto. Más allá del uso de la pandemia mostrando algunas de las absurdas situaciones de injusticia que implica la cuarentena en su sentido más disímil, porque algunos pueden y otros no pueden, algunos pueden encontrarse y hacer festicholas por ahí, pero otros no, las grandes mayorías, los que tienen menos recursos, lo que no tienen amigos vinculados a los que deciden nuestra vida cotidiana parece que no viven igual en ningún sentido.

De todas maneras el tema son los mitos o formas de ocultamiento y me parece importante primero definir el concepto de mito y luego articular con esto que acabo de leer sobre la violencia, sobre la libertad, sobre la muerte, sobre la vida. Mirta Videla hace una crítica de la vida cotidiana, desmitifica cuando habla de Latinoamérica igual que la canción.

En el libro “Psicología Social, Una Herramienta para Pensar, Sentir y Actuar” tienen las definiciones también. Es una síntesis lo que voy a hacer sobre porque hablar de mitos o formas de ocultamiento. Tiene el objeto de que nos podamos ubicar en una estructura social, analizar qué idea se sostienen y reproducen para lograr el funcionamiento del sistema y cuales nos permiten cuestionar el orden establecido que le sirve solamente aquellos que se benefician si las cosas quedan como están.

La teoría y la práctica son los elementos básicos para trabajar con los problemas sociales, la capacitación nos permite contribuir en la tarea de promover la salud de nuestro pueblo. Por lo tanto develar mitos como, “siempre hubo pobres y ricos y siempre los habrá”, “las mujeres deben quedarse en la cocina y en la casa”, “los hombres no lloran”, “la competencia es natural al ser humano”, nos permitirá luchar por una sociedad más justa e igualitaria donde se pueda unir el pensamiento, el sentimiento y la acción.

En toda sociedad de clases las ideas sobre la sociedad, la cultura, lo bueno y lo malo, que es la familia, que es ser hombre y mujer, ser niños/as, el trabajo, el tiempo libre, está definida por el punto de vista de clase lo sepamos o no.

Los mitos son representaciones sociales que expresan a través de mensajes y que tienen como fin último encubrir o distorsionar una realidad que es compleja, histórica y social. Las formas de ocultamiento o mitos utilizan mecanismos de pensamiento que producen dicha distorsión, y estos son: universalizar lo particular, eternizar lo histórico, naturalizar lo social y fragmentar la totalidad.

Vamos a empezar por universalizar lo particular, que es una manera, es una forma de transmitir una versión, una representación, un relato por el cual se transfiere cualidades de un suceso o hecho al conjunto de todos los hechos. Tengo ante mí una imagen de personas blancas con tres cervezas brindando con una gran sonrisa. Sin hablar, solamente a través de la imagen, lo que nos están transmitiendo es alegría, y un supuesto: todos los jóvenes son alegres, para imaginarnos lo que nos están diciendo. Pero para ser alegres hay que ser blancos, hay que ser occidentales y tomar cerveza.

Lo que está pasando en nuestro mundo, no solamente en Estados Unidos y la discriminación, es el discurso de las clases dominantes. Esta discriminación es tan naturalizada, que se hace inconsciente y se expresa en nuestro lenguaje cuando por ejemplo décimo, “tuve un día negro”, “el mercado negro”, vinculando la oscuridad con lo feo, lo malo, lo triste. Ese lenguaje que va incluyendo ideas, que va incluyendo la ideología de las clases dominantes está marcando cuáles son los órdenes.

Hay un estudio muy interesante que en otros años le preguntaban a niños, se le mostraba dos imágenes y las imágenes eran de dos niños, uno blanco y otro negro, le preguntaban cuál era bueno y cual era malo y la mayoría de los niños elegía el malo en el oscuro, en el que era oscuro, su piel era oscura. Esto no es casual, esta discriminación no es casual, esta discriminación tiene que ver con la historia, tiene que ver con la historia más lejana pero que sigue teniendo un efecto en la subjetividad, en las ideas y en la vida de las personas y hace que se valore como más inteligente, como más bello, como más bueno lo blanco sobre lo negro.

Hay otro estudio hecho por Mattelart, son investigadores, son del área de Comunicación Social, que han trabajado y han hecho un texto sobre cómo leer al pato Donald, y van analizando esa revista que se lee a muy temprana edad y cómo se van marcando las diferencias entre el color de piel y quiénes son los malos y cómo son los buenos. Quién en el sentido de cómo se presentan físicamente, o sea que los mitos son representaciones sociales impuestas por las clases dominantes para mantener las cosas como están, y de este modo, con ciertas ideas se van produciendo también efectos en la subjetividad y en el proceso de salud-enfermedad porque quién es negro con toda esta impronta puesta en el lenguaje y en las ideas y en las imágenes obviamente esto va a terminar produciendo un efecto sobre su valoración.

El otro mito a-historizar lo histórico o eternizar lo histórico es una modalidad de ocultamiento que implica la negación del proceso por el cual se llega a la situación que se analiza. Se obvia qué es el resultado de transformaciones sociales, que se han modificado hasta adquirir las características actuales. Por ejemplo, la frase “el motor del desarrollo es la competencia”.  Esto parece una verdad absoluta porque en el sistema capitalista lo esencial es la competencia, pero en otras épocas no fue así, el motor del desarrollo en la comunidad primitiva fue la cooperación.

Otra forma de ocultamiento es naturalizar lo social, es decir que lo que tiene causas sociales es considerado como producto de causas naturales, por ejemplo cuando hay inundaciones o problemas como tenemos hoy con la pandemia. Se obvia y se ve como si fuera un hecho natural, porque en realidad si hay un hecho natural pero se obvia que el nivel de contaminación y de depredación realizadas por las empresas, para sacar mayores beneficios económicos tiene mucho que ver con lo que está pasando y esto se produce a costa de la vida y de la salud de millones, entonces se dice “con la naturaleza no se puede hacer nada” y allí vemos como se articula estos mitos con la ADAPTACIÓN PASIVA. En realidad es producto de la acción de seres humanos que se benefician con las acciones que mencione recién.

Otra forma de utilizar este mecanismo de distorsión esta sostenido en teorías. Una cantidad de biólogos tratan de encontrar el gen que causa la opresión femenina, la pobreza, las guerras, la homosexualidad. Esto es un ejemplo de naturalizar lo social, o sea que también desde la ciencia hay posiciones que apuntan a naturalizar lo social.

El último es fragmentar la totalidad. Consiste en observar sólo un aspecto de la realidad sin la posibilidad de conectarlo con otros, aislarlo y tomarlo como si el fragmento tomado fuera la totalidad. Por ejemplo y tomando un área que antes vimos, la destrucción de la familia produce en el niño falta de estudio, no vienen como tendrían que venir. Esto es de un texto de la cátedra que hemos escrito con la profesora Elsa Mamaní en el 2006 se llama “Diálogos con la escuela para construir esperanza. Una experiencia compartida entre la Universidad y la Escuela Primaria acerca de la Violencia Escolar”   que tiene que ver con trabajar con docentes, con las guías de docentes que entrevistamos. Y esto que decían es una manera de fragmentar la totalidad.

Otras formas de fragmentar, o sea sólo mirar un aspecto, desvinculándolo de otros centrales son: “El problema de la desocupación de nuestro país es la introducción de la tecnología en la producción”, o “el alcoholismo es producto de una situación dolorosa de la vida de una persona”. Las tres frases son extractadas de personas que lo dijeron. Lo más profundo que es lo que lleva a que las familias, el trabajo, la salud estén vinculadas a un múltiples factores, y de fondo a la división de clases, a las metas socialmente disponibles y propiciadas por empresas que venden alcohol y sacan dinero de esa venta, o a los narcotraficantes que venden drogas y tienen con  ello un gran negocio.  A eso se denomina fragmentar la totalidad.

 

 

 

 

 

 

Comparte: