Estudiantes y graduados de las carreras de Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) e Ingeniería en Telecomunicaciones de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), crearon un prototipo de respirador artificial.

El proyecto pretende desarrollar un equipo de ventilación mecánica automatizado con tecnología accesible en todo el territorio nacional y con el objetivo de brindar equipamiento de fácil uso y replicación para implementarse en instalaciones hospitalarias, como de campaña en situaciones de crisis.

Al respecto, Alfredo Debattista, vicedecano de la Facultad de Ciencias Físico, Matemáticas y Naturales de la Universidad de San Luis señaló “el trabajo, el desarrollo y el esfuerzo ha sido de los alumnos que se vieron sensibilizados por el COVID-19 y buscaron una manera desde lo tecnológico y desde los conocimientos adquiridos de aportar a la sociedad previendo que el pico de la pandemia podría saturar y superar las instalaciones y las capacidades del sistema de salud local”.

El viernes 22 de mayo inició una nueva etapa del proyecto, en la que el equipo de trabajo junto a la colaboración del rector, Víctor Moriñigo, y del Vicedecano, podrá realizar las vinculaciones necesarias con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para hacer la certificación de algunos procesos del prototipo y luego comenzar las tratativas con la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para su certificación y aceptación final.

En una próxima etapa se agregarán elementos que tengan mayor precisión y sean aptos para uso médico, ya que el prototipo se realizó con los elementos conseguidos por donaciones y provistos por el equipo de trabajo. En esta futura instancia habrá una inversión más importante para realizar un segundo prototipo, mejorar la estética y funcionalidad y entrar en una tercera etapa, que podría ser una producción más masiva.

Sobre los puntos fuertes del proyecto, Debattista destacó “es muy importante ver que los estudiantes y graduados están en condiciones para asumir desafíos y enfrentar todo este tipo de proyectos, que implican un gran esfuerzo de aprender y reaprender para desarrollar dispositivos que tienen un fin social y con los que pueden volcar todos los conocimientos adquiridos en la Universidad Pública”.

“Para nosotros es un gran desafío poder darle vuelo, apoyar y que esto tenga una fase que no quede solo en un prototipo, sino que sea un dispositivo de uso real en nuestra sociedad y más en estos momentos”,  puntualizó.

Comparte: