La Lic. Cieza presentó la 4ta clase de Psicología Social de la carrera de Educación para la Salud y realizó una invitación a los estudiantes.

Nuevamente desde la cátedra de Psicología Social vamos a seguir tratando de comunicarnos con nuestros y nuestras estudiantes de la carrera de  Educación para la Salud, de paso quiero invitarlas e invitarlos a un encuentro que, a través de este medio vamos a realizar y  que nos han invitado a participar, está  dentro de los ciclos de encuentros  se llama Pensando en las Posibilidades de las Tic’s en la Enseñanza Universitaria y es el jueves 7 a las 19:15 hs. Las transmisión es en vivo por el canal YouTube de la Facultad de Humanidades y Ciencias  Sociales  y vamos a estar como expositoras Ivana Calieri, Angulo y quién les habla.

Introducción

Para mí fue repensar, repensar lo que venimos haciendo desde la cátedra y repensar o reflexionar y revisar también lo producido por nuestras y nuestros estudiantes. Y hay que decir que uno se siente también tocado, tocada me siento, por estas imágenes que nos posibilitan encontrarnos de otra manera con nuestras y nuestros estudiantes. Desde el no tengo celu, y estoy perdida profe, recuerdo lo olvidado por muchos, la familia, hasta  ¿Por qué no se puede iniciar el ciclo virtual si muchas Universidades lo están haciendo? Frases como, genera miedo salir por las calles, duelos, es como el proceso de lo que pudo ser y de lo que no, fue pregunta en un teórico a la profesora Cecilia Cuvas de parte de una estudiante, esta última, pero además de eso, sólo les pedimos que se presenten, se presenten a través de sus vínculos, porque ese fue el tema y que nos dijeron? Nos trajeron relatos, nos trajeron fotos,  nos presentaron a  sus seres queridos, nos mostraron sus casas, sus paisajes, nos contaron que sienten por personas, por animales. Cuál fue o es el significado de sus vínculos.

Nuestras y nuestros estudiantes nos invadieron de su cotidianidad. Una cotidianidad de bebés, de bebas, de disfraces, de paredes húmedas, de sonrisas, de  padres y de madres, de abuelos, abuelos que están presentes en la ausencia, de mantel sobre la mesa, de gatitos y perros, gatitos y perros que muchas veces sostuvieron dolores profundos, pérdidas de seres queridos pero estuvieron ahí  incondicionales, de flores convertidas en ramos que recibieron en alguna Iglesia y hoy están decorando la puerta de su casa.

Nos alegraron la vida mostrando un racimo de jóvenes en bicicletas, libros ordenados con paciencia y amor, nos mostraron juegos de disfraces virtuales con tías y sobrinas o sobrinos. Nos condujeron hacia casas repletas de abrazos, nos acariciaron con un bebé comiendo el cachete de su mamá, nos mostraron el juguete tirado, desordenado, el estar. Nos  mostraron la vida en imágenes. Nos presentaron una gran panza albergando a ese bebé, a ese Ser que está siendo y que luego será fuera de ese vientre otro ser humano. Nos mostraron sus vínculos, esos que nos hace quiénes somos, nos mostraron su cultura, no mostraron su casa, nos mostraron su ideología, sus representaciones del mundo a través de las imágenes. También nos mostraron sus afectos, nos mostraron los dolores y qué hacen con los dolores.

Nos mostraron a través de trabajos que realizaron con otras y otros en grupo, cómo se podía trabajar construyendo un cuento, un cuento que remita a lo que estamos viviendo pero que sea diferente, que puedan trabajar con sus imágenes, sus historias y sentimientos en forma creativa, que puedan atravesar este dolor tan fuerte que implica abandonar un sueño que tuvieron seguramente mucho tiempo para iniciar la universidad construyendo otros sueños y otros vínculos a través de un camino diferente, de un camino que se hace con otros en la medida que esos otros están haciendo de sostén, de soporte de ese psiquismo, de ese mundo interno, de esas fantasías que tenemos todos y todas y que nos hacen remar hacia un objetivo. En el medio de ese remo, de ese remo que algunos dicen “estoy remando en dulce de leche”,  cuando dicen esto claramente estamos hablando de una sensación que no creo que sea de uno solo sino de muchas personas, estamos hablando de que es difícil, que es denso, que se nos atraviesan, que nos confunden a ellos y a nosotros y a nosotras, se nos confunden los días, se nos confunden los tiempos y se confunden las tareas. Nos muestran cantidades, ahora nos bombardean con nueva información, información ya no solo del Coronavid que se repite y  que también nos angustia, estamos repodrido, sino también con ahora una vertiginosidad de ofertas de actividades, de cursos. Entonces intentamos conectarnos, construir vínculos lentos, tranquilos, que les den el tiempo, que nos den el tiempo y que les den el tiempo a nuestras y nuestros estudiantes de repensar su vida cotidiana y reflexionar sobre todo aquello que tienen y que es bastante.

Producciones de los estudiantes

Retomando para contarles un poco, transmitirle, compartirlo, es muy lindo ver cómo ante cualquier propuesta que tiene que ver con poder repensar y compartir entre nuestros estudiantes la capacidad de crear, vemos que esa capacidad hay que trabajarla, que es parte de lo que tenemos que hacer como Universidad. La creatividad, el poder crear, es también construir mañana una hipótesis, animarse a pensar nuevas cosas. Si sólo podemos repetir lo que un profesor o una profesora dice, seguramente esto no lo vamos a poder hacer. Hay una profesora que ha sido muy cercana a la Universidad de Jujuy y muy cercana a la Psicología Social de la UNJu, de la Facultad, que habla de esto, de la autoría de la palabra, se llama Isabel Requejo y esto quiere decir, empezar a confiar en que nuestras palabras son valiosas y allá va entonces uno de los cuentos.

 

 Erase una vez un canino callejero de nombre Ámbar, como no tenía dueño, Ámbar dormía a la intemperie y casi nunca tenía nada que comer, recorría todas las calles y callejones de la ciudad buscando algo que pueda recobrar sus fuerzas pero fue en vano, no fue un día de suerte para ella. Un buen día mientras Ámbar trataba de dormir, muerta de frío y su estómago rugía de tanta hambre, Ámbar sintió que alguien se le acercaba sigilosamente hacia donde él se encontraba. ¿Quién podrá ser?  Tal vez era una persona noble que lo llevaría a su casa y le daría comida, pero no, aunque también podía ser un gato flacucho como él buscando donde cobijarse. Cuando la sombra de este ser desconocido se acercó y  Ámbar pudo reconocer a su amigo Aarón, un perro pequeño de pelos largos y sucios. Hola amigo! dijo Ámbar tiritando de frío. Hola vieja amiga, no te había reconocido, apenas alcanzó a ver porque estoy muy viejo!

Que te parece si  rondamos el restaurante de la esquina, tal vez nos den algo de comer -dijo Ámbar, pero Aarón no quiso moverse del lugar- Me encantaría acompañarte toncho, pero ya no tengo fuerzas para caminar, llevo semana sin comer, bebiendo agua de pequeños charcos- entonces Ámbar decidió salir por su cuenta a buscar comida para su viejo amigo y en el camino se encontró con la gata Pelusa -¿Adónde vas Ámbar? dijo la mínino escondida entre unos viejos cartones. Voy a buscar algo de comida para Aarón que está enfermo de frío!  Y Pelusa sin mediar palabra dijo- Pues yo buscaré algo para cobijarlo y darle calor. Al cabo de unos minutos la gata se encontró con Polita una canina con mucha energía. ¿A dónde vas Pelusa? Dijo Polita  saliendo de la oscuridad de un callejón. -Voy a buscar algo para cobijar Aarón, está muy enfermo y muerto de frío! Pues yo buscaré  un poco de jarabe para que no se resfríe-  dijo Polita y salió corriendo hacia la veterinaria sin perder un minuto.

Cuando la perrita Ámbar llegó al restaurante se escurrió por la puerta del fondo y pudo encontrar un trozo de carne en el depósito de los desechos, pero lo que no se  imaginó es que se iba a  encontrar con Mirko, que era el perro guardián de la carnicería quien al ver que Ámbar estaba tan apurada y parecía ser una emergencia dejó que se llevará el trozo de carne con ella.

Al verla el cocinero decidió seguirla para ver a dónde se dirigía con el trozo de carne. Mientras tanto la gata Pelusa se había colado en la tintorería y en la caja de retazos descubrió un pedazo de tela confortable con la que Aarón podría cubrirse y protegerse del frío. La dueña de la tintorería vio al gato y decidió seguirlo para ver a dónde se dirigía. Finalmente la canina Polita hurgó entre la basura de la  veterinaria cuando apareció Beethoven, el sabio perro que pertenecía a la veterinaria y al ver a Pelusa se extrañó  que busque alimentos en la basura de una veterinaria. Beethoven se acercó y le preguntó por qué hacía eso a Pelusa, sin perder ni un segundo dijo necesitar un jarabe para su amigo Aarón que estaba enfermo, al enterarse de ello Beethoven le sugirió que busque en el segundo tacho de la basura y ahí es donde puedo encontrar un frasco de jarabe  al que aún le quedaba algo de medicina. Cuando el encargado vio a Polita no pudo resistir la curiosidad y le siguió para ver adónde se dirigía con el frasco del jarabe.

Al cabo de unos minutos los tres amigos llegaron al callejón donde permanecía  Aarón, la perrita Ámbar le ofreció el trozo de carne, la gata Pelusa lo cubrió con la tela y la canina Polita le inclinó el frasco de jarabe. Mientras todo aquello sucedía el cocinero, la tintorera y el encargado contemplaban desde lejos como los animales atendían a su amigo Aarón y fue tanta su emoción que decidieron acercarse para contemplar de cerca al animalito ¡Pobre perrito! Todos los días vendré a traerle comida de mi restaurante dijo el cocinero al instante. Yo lo cubriré con mantas para que no pases frío! dijo la tintorera emocionada. Pues yo lo llevaré conmigo a mí veterinaria para que no se enferme nunca más! Exclamó el farmacéutico y lo levantó entre sus brazos para llevarlo lejos de allí. Entonces Aarón no tuvo que pasar frío ni sufrir hambre en las calles. El cocinero le trae la comida a la farmacia todas las noches, la tintorera le cose mantas confortables y calentitas para que siempre esté protegido y el encargado vela porque nunca enfermé con sus remedios y jarabes.

Y me perdí porque estoy leyendo desde el Facebook, les cuento, y me falta el final.

Pero  vamos a trabajarlo, vamos a pensarlo, vamos a conversar sobre esto que aparece como uno de los temas que se vinculan a esta situación de pandemia.

Por supuesto el final es un final feliz.  Entonces ese final feliz tiene que ver con cosas que se suceden entre las personas cuando aparecen las necesidades y por eso lo he elegido como un cuento para poder leerlo aquí y poder conversarlo.

Perdonen la falta de cuidado con algunas cosas, pero intento que este intercambio sea más o menos parecido al que tengo en el Facebook y también en las clases presenciales, intento no hablar de un modo rígido, de tal manera que cometo errores como estos en la lectura. Es difícil también es cierto, con el Facebook por ejemplo, no sé cómo bajar este cuento de, y eso me faltó, Araceli Valdés, Anahí Morales, Florencia Ferreti y Leonel Robert.

Yo creo que esta Universidad que está cambiando y que se está replanteando cuestiones, debería darle una posibilidad, así como nos han dado a nosotros y nosotras las docentes de escribir. Estaría lindo hacer una convocatoria de cuentos  así como la que hemos hecho para los estudiantes, porque así como este cuento hay un montón, sólo que empecé por este porque me convocó lo de los animalitos. Me parece que nos está diciendo mucho de lo que venimos viendo en esta materia. No estamos viendo demasiados conceptos en profundidad, pero si estamos reflexionando mucho sobre, yo diría, el uso de los conceptos. A veces se pierde en esta vaciedad de la Universidad transmisora de conceptos, se pierde algo fundamental que es que los conceptos tienen que servir como herramientas para actuar, para pensar, para reflexionar sobre lo que sentimos también y este cuento que se llama “Acompañarnos”  que es de estos estudiantes de primer año de la carrera de Salud, habla de cuestiones que hemos planteado desde un principio y es que somos seres de necesidades y allí en el accionar de cada uno, que se articuló con la necesidad del protagonista que era quien estaba deteriorado en su salud, deteriorado en su necesidad alimenticia, necesitado en su necesidad de abrigo. O sea, pudieron captar muy bien que estamos hablando de esas necesidades básicas primarias y que muchas veces se da por sentado que las otras personas en este universo tienen resueltas esas necesidades básicas.

Cuando hablamos del quédate en casa y pensamos esta es como la orden y pensamos que hay que obedecerla, muchas veces no estamos pensando en las condiciones en que se encuentran las personas y si tienen en la casa el suficiente espacio para quedarse o si tienen las condiciones básicas para estar.

En este caso nuestro amigo, el perrito, estaba sin casa, sin comida, sin remedios o sea estaba sin nada. Carente, sus necesidades no eran factibles de ser resueltas y he aquí la presencia del otro, porque ese animalito, ese perrito, que estaba muy viejo como lo dijo, ni siquiera algo que es lo que nos caracteriza como seres humanos que es la búsqueda, la posibilidad de movernos hacia, la búsqueda  de la satisfacción de nuestras necesidad es algo que este perrito podía hacer. Y fíjense que es interesante para un mundo donde todo lo que aparece como el gran ser humano, el gran triunfador, es alguien que lo puede todo, como este perrito pudo movilizar a sus pares, que serían los gatitos y los perritos que andaban por ahí, que tenían necesidades comunes y que sabían, tenían estrategias para resolverlas a través de sus modalidades, sus formas, digamos que no estaban dentro de lo formal sino justamente de lo informal.

La búsqueda de lo que quedaba por ahí, digamos se daban vuelta como se dice en forma coloquial con las formas y los modos de resolver estas necesidades que desde lo instituido, que sería la farmacia, que sería el restaurante y que serían todos los otros espacios donde aparecen los seres humanos y no los animales no se resolvía. Quizá se podría hacer un parangón entre esto, como resuelve la vida, cómo resuelven las personas que están fuera del sistema laboral o que tienen un trabajo precario, precarizado no precario. Precarizado en condiciones no plasmadas en normas y demás, como puede ser la venta ambulante que es el modo en que están resolviendo muchas personas su vida y ahora ante esta situación están absolutamente inermes frente a resolver las necesidades básicas como esta estrategia de intercambio y de solidaridad y de cooperación colectiva, de comunidad de quienes están juntos frente a la adversidad dan una respuesta a esas necesidades y luego tardíamente, cuando aparecería, yo digo el Estado, estaría dado por estos personajes que serían los seres humanos que luego empiezan a darle cabida a la necesidad de ese otro. Ese otro que además, fíjense y esto creo que es interesante, es visibilizado por sus compañeros, los otros perritos y gatitos. Pero eran sus pares los que pudieron hacerlo visible, hacer visible las necesidades de este animalito, qué bueno que se convierte ahora podríamos pensar en esa comparación, en personas que están necesitadas, que son invisibles, personas que son invisibles para este sistema y que solamente cuando aparecen quienes se ocupan, quienes empiezan a movilizar esta solidaridad, esta  cooperación, esta vivencia de comunidad de  que no podemos estar solos, es allí donde aparecen las respuestas.

Interesante decía recién, porque el personaje que nos muestran un Superman de Latinoamérica que resuelve todo porque es  poderoso, cae y lo que predomina es entonces la carencia, aquel que es carente que moviliza al resto actuar. Quizá si pudiéramos ver nuestras propias carencias y conectarnos desde esa carencia y no desde la soberbia o desde la omnipotencia, quizás movilizaríamos  un montón de cosas más, que tienen que ver con recuperar, yo no voy a hablar de normalidad porque estoy en desacuerdo, creo que no hay tal normalidad. Esa normalidad a la que quieren volver, es una anormalidad, en realidad es una situación terrible que viene padeciendo nuestro país, nuestro mundo,  nuestras clases populares en particular, pero en general la humanidad, que está destruyendo todo aquello que hace a lo que se llama vida.

Entonces yo creo que este ejemplo de cuento no nos habla de la normalidad sino que nos habla de una manera de construir la vida entre todos y para todos. Encontrando caminos diferentes a la competencia, al egoísmo y empezar a pensar que nos salvamos todos o no se salva nadie. Y pensar que aquí, con esta pandemia que dicen que nos toca a todos por igual, no nos toca a todos por igual sino por el contrario hay quienes se siguen beneficiando y hay quienes siguen estando cada vez peor.

Así que muy hermoso el cuento de sus compañeros y seguiré leyendo la próxima clase leeré otro cuento y espero que les sirva a los estudiantes y a las estudiantes para que se animen muchas más.

 

 

 

 

Comparte: