En relación a la coyuntura que atraviesan la educación y la enseñanza a causa de la cuarentena y la suspensión de clases en todos sus niveles, la especialista en ciencias de la educación, Clarisa Hernández, planteo algunas cuestiones según su parecer fundamentales que deben tenerse en cuenta sobre todo desde los niveles gubernamentales pero que también involucran a todos los actores del sistema educativo.

La docente planteó que se atraviesa por una situación excepcional y como tal va a requerir de respuestas específicas porque cada nivel de la educación es diferente. En ese sentido remarcó que hay preguntas generales o cuestiones que deben plantearse y son : ¿se pueden trasladar las escuelas o la totalidad de la enseñanza a la virtualidad?, ¿los docentes están preparados? , ¿cuál es la situación de los alumnos ?y ¿se va a perder mucho, se puede recuperar?.

“Sobre la primer cuestión es que no, no se puede trasladar la toda la escuela o la enseñanza a la virtualidad pero se está haciendo lo que se puede y felicito a los docentes y los alumnos pero esto requiere otro tipo de gestión que viene desde lo político porque no todos los docentes están capacitados, están haciendo lo que pueden pero acá se corre el riesgo de que los docentes reproduzcan los procedimientos que se utilizan en el aula física que de por sí ya están siendo cuestionados y eso sin olvidar el estrés que sufre el docente en la cuarentena , que al igual que todos tiene otras preocupaciones.” señaló la especialista.

Sobre la cuestión de si los estudiantes están en condiciones señaló que “aquí se recrudecen las desigualdades que están presentes en la sociedad porque no todos tienen disponible la tecnología necesaria, o padres o cuidadores con el capital cultural necesario para acompañar. Esto significa que hay que gestionar especificidades teniendo en cuenta esta situación, sabemos que hay cuadernillos que está bajando nación, hay programas en la TV pública y acá las radios públicas y comunitarias pueden ayudar mucho”.

Sobre la otra cuestión, sobre lo que se va a perder , dijo: “sabemos que se va a perder, en ese sentido es mejor poco pero bueno, es necesario que se den consignas jugosas y no olvidarnos que en el orden social y afectivo los estudiantes necesitan también contención y que nos acerquemos de esa forma”.

Para la investigadora en esta situación y proceso que se atraviesa, no todo es negativo, también surgen oportunidades, la oportunidad de que el Estado se ocupe de cuestiones que tenía olvidadas por ejemplo, también la oportunidad para que el docente recree y reflexione sobre sus propias prácticas y para que los padres miren de cerca lo que les dan para aprender a sus hijos”.

Comparte: