El profesor Víctor Paz, docente de ética y legislación de la UNJu, dialogó con Radio Universidad sobre el caso de Villa Gesell en el que asesinaron a Fernando Báez y dijo que el Código Penal contempla algunos agravantes que podrían complicar a los rugbiers y la querella intenta juntar la mayor cantidad de pruebas posibles en contra de los mismos para la reclusión perpetua.

“El Código Penal establece en el artículo 79 la reclusión de 8 a 25 años al que matare a otro. Luego tiene en el artículo 80 los agravantes del tipo de homicidio y, en el caso de Villa Gesell, está contemplado el matar por placer, por odio, por codicia o por odio racial o religioso. La familia de Fernando debe de querer encarar el caso por ese lado, es decir buscarle un agravante, pero también dentro del articulo 80 se habla del concurso premeditado de dos o más personas y esto cabría al resto de los diez rugbiers que han participado”, explicó Paz.

El profesor señaló que el matar por placer es una cuestión de pericia y de poder probar que hubo una sensación de placer o que esta fue la intención principal de la acción. Al respecto dijo que: “este grupo de adultos tienen antecedentes de haber actuado de la misma manera en el mismo balneario y en otra ciudad. Esos antecedentes también van a correr al momento de hacer una evaluación o de merituar una prueba”.

Paz resaltó la importancia de las pruebas en un caso y al respecto dijo que: “el que condene no va a ser el juez sino la cantidad de pruebas que se agreguen a la causa y esto es lo que va a determinar la condena final. Lo que está pidiendo la querella es la reclusión o prisión perpetua que es el máximo y es de 35 años”.

Comparte: