Marcos Cachagua, jugador de Rugby de Gimnasia y  Esgrima de Jujuy,  habló con Radio Universidad sobre la mirada negativa de la sociedad hacia el deporte, ante el asesinato de un joven por un grupo de rugbiers en Villa Gesell y su posición como rugbier profesional.

Según Cachagua,el jugador de rugby tiene valores que se ven en la cancha y fuera de la misma y que gracias a su entrenador “Michi Quiroga” le inculcó el respeto a sus padres, ayudar al resto de las personas y el deporte en sí mismo. Es por ello que el jugador considera al rugby no sólo un deporte sino también como una “escuela que enseña cosas hermosas y el que lo juega se da cuenta de eso”.

Además agregó que “para mí es enjuiciar un estereotipo del jugador del rugby, están manchando un deporte por culpa de 10 inadaptados” en referencia a los comentarios de las redes sociales que critican negativamente al deporte como causante de preparar jugadores violentos.

Cachagua, expresó que muchos de esos comentarios eran tan negativos que “los mataron” por juzgarlos como violentos y que son enseñados a salir en el  “tercer tiempo” a destruir. Por lo que negó tajantemente aduciendo que “el tercer tiempo es lo mejor que tenemos en sí, donde comemos, hablamos con el equipo contrario como no pasa en otros deportes”.

En ese sentido, remarcó: “el rugby encajona  a todos los que quieren divertirse y a la vez jugar como hermanos dentro de la cancha. Yo soy de Gimnasia de Jujuy, otros pueden ser jugador del Suri, o de los Perales y a  todos los equipos rivales los considero como hermanos así fuese un deporte de contacto”.

Comparte: